¿Y si intento que duerma solo?

Han pasado 12 meses y debemos buscar el beneficio del sueño para nuestro bebé y para nosotros. Debemos comenzar a intentar que duerma sólo y nos referimos a otra habitación, porque suponemos que ya está durmiendo en su cuna aunque sea en la habitación de los padres.

El dormir bien y poder conciliar el sueño es muy beneficioso para ambos ya que contribuye a una mejor salud y mayor actividad y energía. Tenemos que convertirlo en uno de los hábitos más importantes en su vida y orientarlo bien desde el principio, es decir, debemos marcar unos horarios de sueño y cumplirlos.

Para los bebés no es nada recomendable que duerman con los padres, ya que existen diversos riesgos como ahogamiento, caída,…

A ellos les gusta dormir con nosotros, pero como comentamos, debemos crearles el hábito por los múltiples beneficios que conlleva.

Según vayan creciendo debemos convertir estos hábitos en rutina para que ellos solos sepan cuáles son las pautas a seguir.

Marcaremos la hora de irse a la cama y la cumpliremos siempre, así ellos según vayan creciendo inconscientemente sabrán que se les aproxima su hora, es más, les entrará el sueño.

Tenemos que tener una habitación para ellos, para que sepan cuál es su espacio. Y crear un habiente relajado y cálido para transmitirles tranquilidad.

Podemos estar presentes a la hora de dormirle, bien acunándolo, cantando o contando un cuento, pero antes de dormirse debemos desaparecer de su vista para que no asocie el hábito del sueño a la presencia materna o paterna.

Si se despierta por la noche y viene a nuestra habitación, debemos acompañarle a la suya manteniéndonos firmes. Si tiene una pesadilla, le acompañaremos a su habitación y nos quedaremos con él para que se duerma, pero casos muy puntuales.

Si marcamos estos hábitos lo más pronto posible antes descansaremos nosotros y la salud de nuestro hijo se verá muy favorecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *