¿Verano y embarazada?

Ya se palpa el calor, las temperaturas comienzan a incrementarse y muchas embarazadas comienzan a agobiarse. Es normal ya que, si durante todo el año el cansancio, el mal humor y los cambios hormonales son constantes, en verano, aún se incrementan más a consecuencia del calor.

Que no se asusten los papás ni las embarazadas se agobien ya que existen una serie de remedios caseros que alivian estos síntomas.

 Consejos para soportar el calor

Lo primero que tenemos que hacer es evitar las horas de mayor calor en la calle. Es recomendable salir desde las 9 de la mañana, cuando el aire es más puro y más fresco, ya que a las embarazadas les cuesta a veces respirar bien, y esta hora es ideal para oxigenarse, tanto ella como su bebé. Durante el mediodía y hasta la tarde es mejor quedarse en casa descansando y con las ventanas abiertas para que entre el aire fresco. También se puede poner el aire acondicionado, pero no es bueno abusar de él.

Tenemos que tener en cuenta que, al estar embarazada, el cansancio se triplica, al igual que los calores y sudores, lo que conlleva a un agobio casi constante y a estar malhumoradas. Por ello, es tan importante evitar en todo lo que se pueda el calor.

Eso tampoco significa que tengamos que estar siempre en casa. Por las mañanas, lo mejor es pasear y hacer un poco de ejercicio, así liberamos estrés y nos mantenemos sanas. Y, por las tardes, también podemos ir a la piscina o a la playa pero siempre muy bien protegidas del sol, con cremas y gorritos.

La mayoría de los médicos recomiendan nadar a las embarazadas, ya que, además de mantener a la mamá activa, reduce los riesgos de lesiones y malformaciones congénitas del bebé.

Todas sabemos que, durante el embarazo, se cogen unos kilos de más, los pies se hinchan y a muchas mujeres les entran los populares y conocidos “antojos”. Es normal y natural, pero en verano debemos tener un poco más de (llamémosle) control, ya que si comemos mucho, a nuestro organismo le cuesta más digerir la comida, nos sentimos más pesadas, nos cuesta más movernos y nos entran muchos más calores y sofocos.

Por ello, lo recomendable es comer, sobre todo, comidas ligeras y frescas con proteínas e hidratos de carbono, que nos proporcionan mucha fuerza y energía. La pasta, el arroz, las verduras y la fruta son ideales para esta época. Una de las comidas que más se ha popularizado entre las embarazadas es el gazpacho: rico, sabroso, fresco, sano y con todas las vitaminas que nos aporta el tomate, pimiento, pepino y cebolla (ésta última con propiedades medicinales).

“Estoy gorda, fea, no sé qué ponerme o no quiero ir” son algunos de los tópicos que los futuros papás están acostumbrados a oír. Pues esto va para vosotros chicos, si queréis aliviar el malhumor a vuestras mujeres podéis regalarles unas prendas que les sentarán muy bien y así las tenéis contentas, guapas y frescas. Las mejores prendas para que una embarazada pase un verano más fresco son: faldas, vestidos o pantalones finos (de lino) y a poder ser de colores claros, ya que impregnan mucho menos el calor.

Espero que os haya servido de ayuda. Si es así y os ha gustado, no dudéis en compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *