Combinar biberón y lactancia materna

Cuando nos referimos a las lactancias mixtas, nos referimos a cómo debemos alimentar al bebé. Se habla de dos opciones esenciales: la lactancia materna y la lactancia por medio del biberón o lactancia artificial, como también suele conocerse.

Lactancia materna

La lactancia materna es cuando la madre solo alimenta al bebé por medio de la leche materna, o sea que le da el pecho. Por supuesto que, en la medida que él bebé crezca, tendrá la opción de sustentarse con otro tipo de alimentos. Ahora bien, la segunda opción es la que se le suministra al bebé por medio del biberón, y es la opción que tiene la madre de poder prepararle una leche de fórmula, de las que se consiguen en farmacias y tiendas especializadas.

Motivado por que las dos opciones te brindan la oportunidad de poder hacer una selección, escogiendo entre una alternativa y otra, te contaremos en qué cosiste la lactancia mixta.

Generalmente, la opción que se seleccione no es porque la madre considera que la lactancia con la leche materna es la de su selección. Se la da porque se la da y punto. La razón principal es porque ella misma quiere alimentar a su bebé, de su leche materna, ahí es donde podemos exclamar que los biberones no tienen cabida.

Sin embargo, hay madres que por razones obvias sucede todo lo contrario: tienen que apelar a los biberones por razones, como por ejemplo que tenga problemas con la lactancia, o sea que la leche no le baje; también por situaciones muy particulares, como pueden ser los horarios de trabajo y otras causales.

Hay algunas madres que empiezan de primeras con el sistema mixto, el que se puede mantener un tiempo más o menos prudencial, según sean los deseos de la madre y por supuesto los deseos del bebé.

lactancia-materna

Los deseos el bebé

Es por eso que la circunstancias varían de acuerdo al deseo del bebé más que el de la madre misma, por lo que hay bebés que desean más la leche materna, pero también hay bebés que prefieren la leche artificial. Es por eso que recalcamos que el que decide es él bebé, pues cuando dice que no es porque tiene su preferencia. Termina tomando lo que más le guste.

Casos en los que prefiere el biberón

Lo lógico es que el bebé diga sí al pecho y que la prefiera antes que el biberón. Es una buena suposición, ya que estar con la leche materna es estar con mamá. En cambio, el biberón se lo puede dar papá, cualquier otro familiar, incluso la vecina. Además tenemos una gran variedad de calienta biberones para elegir, con lo que la tarea de poner la leche a temperatura adecuada se facilita mucho.

Sin embargo, hay casos y casos. Por lo tanto, hay bebés que prefieren el biberón antes que el pecho de la madre. No es que uno sea un plástico, ni se trata de un rechazo a la madre, simplemente es cuestión de alimento. En el biberón, la leche sale de manera más fluida, mientras que en el pecho tiene que hacer un esfuerzo de succionar y se cansa.

Muchas lactancias mixtas fracasan, así que mucho ojo con esto, no vaya a ser que tu bebé no se decida por ninguna de las dos opciones.

Mitos sobre la lactancia materna

La lactancia materna debe ser un proceso agradable y de disfrute entre la madre y su hijo, y no debe convertirse en un acto de sacrificio.  Durante el embarazo, nos preparamos para el momento que nazca el bebé y nos informamos sobre técnicas que pondremos en práctica nada más coger en brazos a nuestro bebé.  Sin embargo, muchas de estas informaciones en vez de servir de apoyo nos dificultan más nuestra labor de madre pues nos dejamos llevar por las opiniones ajenas y no por las recomendaciones de un experto.  Entorno a estas opiniones se crean falsos mitos que vamos a desterrar.

lactancia_materna2El mecanismo de producción de leche materna está ligado al adecuado estímulo de la succión del bebé.  Es necesaria una buena colocación del bebé para que pueda alimentarse correctamente sin provocarnos dolor o leves mordisquitos que harán el proceso insufrible.  De ahí en adelante, la succión será el mejor estímulo para mantener la producción de leche materna.   Por lo tanto, el mito de “Yo no tengo leche” es completamente falso.  Quizá te encuentres con dificultades al principio hasta que logres colocar a tu bebé en la posición más cómoda para los dos.

Por otro lado, el temor más infundado en la lactancia es que agrieta los pezones.  Un rumor extendido sobre el uso de cremas y otros productos para proteger nuestros pezones antes de dar el pecho se vuelve una práctica que puede resultar perjudicial para el bebéNo es necesario limpiar la zona ni tampoco usar productos antinaturales, pues la misma grasa de la leche ayuda a lubricar el pezón.  Las grietas que en muchos casos se producen son debidas a la mala colocación del bebé, que no alcanza una posición natural y puede provocar dolor durante el proceso.

El tiempo de la lactancia es uno de los problemas que traen de cabeza a las madres.  Las investigaciones científicas han demostrado los aspectos negativos de restringir la lactancia a un horario.  Este concepto debe ser sustituido por las necesidades del bebé, quién sabe cuándo quiere y necesita alimentarse.  En total pueden llegar a unas 8-12 tomas al día.

Una vez cumplidos los seis meses de lactancia, la leche ya no es suficiente para proveer los nutrientes necesarios para el bebé pero sí es un complemento muy importante.  En lo posible no debe suspenderse la lactancia hasta cumplido el año.

La lactancia, importante para ti y para él.

Nos preguntamos que haremos cuando demos a luz. Muchas pensáis en no dar el pecho, otras si queréis hacerlo, si será bueno o malo para él, si será bueno o malo para mí,…en todo este embrollo os queremos indicar la importancia de la leche materna en vuestros primeros meses.

La naturaleza ha querido que amamantemos a nuestros bebés, ellos ya nacen con el reflejo de la búsqueda del pezón y el reflejo de succión. La succión es la que hará que nuestro cuerpo produzca la leche.

Beneficios para el Bebé:

  • La leche materna es el mejor alimento que le puedes dar a tu hijo, aportando todas las proteínas, vitaminas, minerales, grasas y carbohidratos que el bebé necesita que le protegerán de futuras enfermedades. Durante los 3 días posteriores al parto bes necesario que tome el líquido amarillento que desprenden las mamas, el calostro, le protegerá de infecciones y es un estupendo laxante natural.
  • El vínculo que crearás directamente con tu bebé. El calor de la madre le desprende mucha seguridad a tu bebé, una experiencia guardada únicamente para nosotras.
  • Es recomendable que el único alimento para nuestro bebé sea darle de mamar como mínimo durante los 6 primeros meses, y a partir de ahí como complemento durante los dos primeros años de su vida.
  • La leche materna será buena para su crecimiento y desarrollo, algunos estudios indican que incluso para su inteligencia.

Beneficios para la Madre:

  • Se produce una disminución de la hemorragia tras dar a luz y de la anemia. Disminuyendo también el riesgo de cáncer de mama y de ovario.
  • Ayuda a la recuperación de la figura y la pérdida del peso ganado durante el embarazo.
  • Como ya comentábamos en los beneficios para tu bebé, el vínculo que se produce entre ambos, es único.
  • Disminución del riesgo de osteoporosis, aumentan los niveles de calcio en el cuerpo.
  • Y otro beneficio y no menos importante, es el ahorro económico. Ya que no sólo se produce el ahorro en la compra de las leches de farmacia, si no en consultas, medicación,… ya que tu bebé estará fuerte y sano!!!

Tampoco hay que preocuparse si por alguna circunstancia no has podido darle el pecho. Veremos más adelante como ir aportándole todos los beneficios que tu bebé necesita.