¡Qué ilusión! Su primera papilla

A los padres primerizos dar la primera papilla a nuestro hijo, nos hace mucha ilusión pero siempre nos viene a la cabeza esas preguntas como….alimentacionbebe

¿Se lo comerá? ¿Como reaccionará?

 El bebe desde que nace , se alimenta exclusivamente de lactancia materna o de leche de fórmula hasta llegados los 4 meses aproximadamente, que el pediatra te vaya dando indicaciones.

¿Cuando introducir nuevos alimentos?

Empezaremos con la papilla de fruta o cereales, yo personalmente prefiero la de fruta, así empezamos a sustituir la toma de la tarde, para que el bebe se acostumbre a la merienda con fruta.

Las frutas más adecuadas para ir incorporando son el plátano, manzana, pera y zumo de naranja y evitar por ahora el melocotón por posibles alergias.

En esta etapa se debe tener mucha paciencia, ya que la función, mas que alimentar al principio, es el aprendizaje. El bebe pasa de tomar solo pecho o biberones a comer sólidos.

Muchos bebes no aceptan la cuchara, no insistas poco a poco aceptará las papillas.

Cuando conseguimos que ya se tome la papilla de fruta y la de cereales por la mañana, toca otro cambio fuerte para los bebes, ya que el siguiente paso son las papillas de verdura con carne. Utilizaremos carne como pollo, pavo y ternera, pero personalmente yo prefiero el pollo para comenzar, por su jugosidad y suavidad en el sabor.

Preparamos la patata, zanahoria, calabacín y pollo, sin usar nada de sal y lo cocemos todo bien. Hay que triturarlo muy bien para que esté lo mas suave posible, al principio les costará comer si notan cualquier textura.

Parece una tontería el triturarlo y la cocción perfecta pero para los bebés seguramente si lo noten mucho si no esta bien triturado.

Yo aconsejo los robots de cocina ya que realizan todas las funciones en uno: Triturar ,Calentar  y Cocinan al vapor la comida.

Os aconsejo los robots de cocina 2 en 1, que puedes cocinar y  triturar a la perfección, solo dándole la vuelta al mismo recipiente donde lo has cocinado sin usar mas de uno.  Y así ahorras en tiempo y espacio en la cocina.  Normalmente te vienen con el libro de recetas para ir introduciéndole todos los ingredientes poco a poco a la alimentación del bebé.

Y lo mejor de todo esto, es que no acabas con la cocina toda manchada y que encima luego el bebe con 2 cucharadas y no quiera mas papilla y acabe llorando, nosotros cabreados y la cocina que parezca que haya pasado un huracán por ella. Hay madres que prefieren preparar las papillas todos los días y hay otras que prefieren congelarlos. No habría problema, sólo que se aconseja  que se evite congelar los tubérculos por la cristalización de las texturas y no suele ser del agrado de los bebés .

Bueno esto es un poquito el día a día de la alimentación de los bebes en su primer año.

Os aconsejo que tengáis mucha paciencia y  quererlos mucho porque por mucho que te tire la papilla a la cara, te ensucie la ropa y la cocina,  y te enloquezca con los llantos, seguramente  la siguiente  papilla tendrás las mismas ilusiones de dársela como la primera.

Vuelta al colegio, ¿cómo hacerla?

La temida vuelta al colegio está cada vez más cerca. Los niños llevan de vacaciones más de medio mes y cuando el próximo miércoles suene el despertador a primera hora de la mañana, los llantos protagonizarán más de una casa.

Vuelta al cole

Han sido muchos días en los que el ritmo ha cambiado por completo: se han acostado más tarde que lo hacían antes, el horario de las comidas no tiene nada que ver con el que hacen cuando están en el colegio…y eso les pasará factura el primer día que tengan que volver a la escuela.

Si queremos ahorrarnos llantos a primera hora de la mañana lo mejor seguir algunos consejos.  Los niños tendrán que acostarse antes los días previos al retorno. A partir de hoy ya será importante que a eso de las 9 los pequeños se vayan a la cama. Con cinco días acostándose a esta hora, el día previo al regreso no tendrán problemas, pues ya su cuerpo se habrá acostumbrado y a la hora prevista empezarán a tener sueño y pedirán la cama ellos solos.

La alimentación durante los primeros días de clase será también importante. Darles comidas energéticas como fruta, lácteos o verduras les ayudará a enfrentarse a todas las actividades escolares y extraescolares con la fuerza suficiente como para no acabarlas agotados.

Explícales que a la vuelta de la escuela, tendrán que hacer todas sus tareas, pero sin presionarles mucho. Diles que en cuanto las terminen podrán jugar con todos los juguetes que les han traído los Reyes Magos. Durante estos días estarán un poco nerviosos y quizá no tan obedientes como antes de las vacaciones, pero es algo normal, no les regañes demasiado, pero tampoco les consientas todo.

Lo normal es que te pidan irse a la cama más tarde para poder jugar con todos los regalos de Reyes, pero será importante que no cedas en este aspecto, de hacerlo, verás cómo al día siguiente te piden más tiempo en la cama, por lo que la estancia en el colegio será más dura para ellos, llegando a perder la atención a las explicaciones de los profesores.

Cuidado con los niños en las Redes Sociales

Niña con ordenadorEl cada vez más rápido acceso de los niños a internet, hace que muchos padres se inquieten por saber qué tipo de contenidos están consultando en la red. Desde hace algunos años, las redes sociales se han convertido en la principal razón por la que los jóvenes, y no tan jóvenes acceden a diario a internet. Pero hay que tener especial cuidado cuando se trata de niños. A pesar de que estas páginas en teoría sólo permiten el registro a mayores de 15 años, no es difícil acceder fingiendo esa edad, a pesar de tener 11. Para eso, este tipo de páginas revisan continuamente los perfiles, y todo aquel niño que haya mentido en el año de nacimiento, automáticamente se elimina su perfil.

Por eso, los padres deben estar muy atentos a la edad en la que sus hijos acceden a estas redes sociales. Tuenti al principio, y más adelante Facebook, son las que más adeptos tienen. Cuando definitivamente tengan su propia cuenta, asegúrate que su perfil tiene todos los máximos ajustes de privacidad para que sólo puedan acceder a él las personas a las que él se lo permita.

Cuando definitivamente les dejes tener su propia cuenta, pon algunas normas, como el tiempo que pueden pasar en ellas, acordar unas contraseñas o advertirles de no facilitar a nadie por internet datos personales como nombre, número de teléfono, dirección de la vivienda…

Los padres deben controlar a sus hijos en internetAún así, los padres no deben levantar la guardia y estar atentos a la actitud o los cambios de humor que sus hijos experimenten. A través de internet también hay acoso, y quizá sea incluso más peligroso que el que se produce en aulas. La no identificación de los acosadores les permite amenazar a los niños, niños que a su vez creen en todo lo que les dicen por internet, creyéndose las advertencias que les pueden llegar a hacer sobre lo que le puede pasar a su familia si no hace tal o cual cosa.  Por eso, deberán tener en cuenta cinco actitudes de alarma que pueden indicar problemas en tus hijos. Alteraciones en el sueño, un aumento en la falta de concentración en el colegio, inhibición ante el contacto social, cambios en el estado de ánimo y disminución en el rendimiento académico.

En cuento notes que tu hijo tiene algún síntoma de los anteriormente mencionados intenta acceder a su cuenta personal en las redes sociales para tratar de leer sus mensajes, mensajes en los que puedes encontrar la respuesta al cambio de personalidad en el pequeño. Si encuentras algo sospechoso, primero tranquilízale, y después acude a alguna comisaría para que se encarguen de investigar la procedencia de esos mensajes. En la mayoría de las ocasiones, las amenazas proceden de niños de clase, pero en algunas, también son adultos que encuentran divertido acosar a menores a través de la red.

Cuida sus dientes desde los primeros meses

Uno de los cuidados más importantes que debemos tener con nuestros hijos desde que nacen es el de los dientes. Si bien hasta los 8-12 meses no empiezan a salirles (dependiendo del niño), se puede evitar que ya, los de leche, nazcan colocados lo que supone una mayor prevención para los definitivos.

Crecimiento de los dientesPara los pequeños que todavía son lactantes y comen a través del biberón, es importante que dos veces al día, los padres les limpien las encías con un pañito limpio o un rollito de gasa. Poco a poco iremos generando un hábito de limpieza e higiene que ayudará a que los dientes de los niños nazcan más fuertes y sanos, lo que generará en ellos un mejor crecimiento.

A medida que van creciendo, hay que fortalecer aún más estos hábitos para que los niños sepan de la importancia de lavarse los dientes después de cada comida. A partir de los dos o tres años, los padres deben ir incorporando pequeñas cantidades de pasta en el cepillo de dientes. No se recomienda hacerlo antes porque los pequeños pueden atragantarse e incluso tragárselo. Y eso sí, siempre lo tienen que hacer con la supervisión de un mayor que le indique cómo lo tiene que hacer.

Y ya cuando llegan a los 3-4 años, los niños deben hacer su primera visita al dentista para que el profesional compruebe el estado y el desarrollo que van experimentando los niños en su dentadura. Para que los niños no teman en el futuro estas consultas, debe ser agradable, con posibles regalos y el apoyo en todo momento de los padres para que sepan que no les va a pasar nada.

Cepillar dientesSi hay algo que les gusta a los pequeños son aquellos alimentos con azúcar, sobre todo las “chuches”. Después de cada ingesta es importante que se laven los dientes, independientemente de si son de leche o definitivos. Si no, es posible que empiecen a aparecer pequeñas caries que pueden llevar a los niños a comenzar desde muy temprana edad con los empastes.

También hay que acostumbrar a los niños desde muy temprana edad a hacer uso del flúor que protegerá a los pequeños frente a las caries. ¿Por qué es importante que hagan uso? Porque ayuda a al esmalte a que el esmalte de los dientes se endurezca, disminuyen las bacterias de la placa bacteriana, ayuda a reparar el esmalte dañado en los primeros años de vida y los protege frente al ataque de las caries.

Ya sabes que el cuidado de los dientes en las etapas iniciales puede ser fundamental para el desarrollo futuro de los dientes de los más pequeños. Estos cuidados te llevarán tan sólo unos minutos al día, recuerda que si los haces a diario, prevendrás las enfermedades bucales de tu hijo.

¿Cómo debemos despertar a los niños?

Cada mañana el mismo problema. Llega la hora de despertarse y con ella los lloros y el mal humor de tu hijo por no querer salir de la cama. Por eso tienes que ser especialmente cuidadoso en este momento del día.

Niño durmiendoLos niños entre siete y diez años necesitan una media de diez horas diarias de sueño para recuperar las fuerzas y las energías que consumen durante todo el día. Por eso debes hacerlo con el máximo cuidado posible para que este momento no se convierta cada amanecer en una constante rutina de lloros y gritos que enfadarán a los padres y a los niños.

Este momento crítico no sólo afecta a los niños más grandecitos, sino también a los más pequeños. Los pequeños de entre 2 y 3 años son los que más problemas suelen dar porque aunque hayan dormido el tiempo suficiente, prácticamente siempre necesitan un “tiempo de reacción” para espabilarse.

Muchos padres creen que dejarles 10 minutos más de cama para que logren despertarse bien es una posible solución para apaciguar este momento del día tan trágico para algunos pequeños. Pero con esto conseguiremos todo lo contrario, es decir, iremos con diez minutos de retraso y tendremos que hacer todo mucho más rápido, lo que puede suponer que no se desayune bien o que se olviden algunos materiales del colegio en casa.

Intenta despertar a tu hijo con caricias y palabras bonitasA la hora del despertar evita hacerlo con modales bruscos que puedan alterar a los pequeños e incluso provocarles el llanto. Por tanto descarta darles la luz de golpe o quitarles la sábana. Sustituye estas acciones por palabras de cariño, transmitiéndoles seguridad y tranquilidad. Intenta hablarles con ternura, con palabras amables y caricias que le hagan sentir bien nada más despertarse. Puedes animarle a que se levante diciéndole que un suculento desayuno con sus galletas preferidas le está esperando en la cocina.

La primera comida del día puede ser un buen momento para reforzar la comunicación entre los padres y los hijos. Debes preguntarles qué van a hacer hoy en clase y animarles a implicarse en todos los juegos del colegio. Para los niños más mayorcitos puede ser un buen momento para hacer un resumen de las actividades que protagonizarán su día. Y si tu hijo es de los que puede mejorar en las notas, evita comenzar el día con enfados respecto a este tema. Resérvate para la hora de la comida o la cocina cuando todos estéis más despiertos.

Con estos sencillos consejos puedes hacer que tu día comience con buen pie.

Consejos para madres ocupadas

Madres ocupadasCuando una mujer se convierte en madre por primera vez puede que tenga momentos de desesperación en los que no sepa cómo conjugar la vida laboral,  con la personal y además con la de la casa. Si te ocurre, no te preocupes, durante los primeros meses es algo normal. Sólo tienes que tranquilizarte, hacer un planning e intentar seguirlo, para que así, vaya todo sobre ruedas. Para empezar, debemos ser más organizadas. A veces perdemos tiempo en buscar las llaves, el móvil o el material de trabajo. Nos lo ahorraríamos si pusiéramos cada cosa siempre en el mismo lugar, tomar como hábito dejar las llaves a la entrada, el móvil encima de la mesa y las carpetas guardadas en el bolso para tenerlas siempre recogidas.

Un calendario nos puede ser de mucha utilidad para anotar aquellas fechas importantes para ti y para el pequeño. Cumpleaños de amigos, médicos, reuniones de padres…Intenta además dejarlo en un lugar visible. El frigorífico suele ser ideal, lo verás siempre que vayas a él a coger cualquier cosa. Aunque también es recomendable que en el bolso lleves siempre papel y boli para anotar todo lo que se te pueda ocurrir cuando estés en el trabajo y evitar así que se te olvide.

Madre comprando en supermercadoEl caos que puede llegar a formarse en casa puede alterarte hasta cotas imprevisibles. Intenta repartir las tareas domésticas entre personas y días. Elige un día para la limpieza y cúmplelo. Para la compra será bueno que lleves la lista hecha para evitar perder más tiempo en el supermercado pensando qué es lo que hacía falta en casa.

Será imprescindible que a medida que los pequeños van creciendo, ellos también colaboren en tareas de la casa. Intenta además enseñarles que todo lo que descoloquen cuando están jugando, lo ordenen cuando terminen. Si lo hacen, será una gran ayuda para ti, porque te ayudarán y para ellos porque entenderán que todo lo que saquen de su sitio deberán volverlo a poner donde corresponde.

Son pequeños consejos que si los pones en práctica verás como el tiempo que puedes dedicarte a ti misma aumentará.

7 consejos de alimentación para niños…

Cuando vemos que no conseguimos que nuestro bebé coma como creemos que debe  comer, nos entra la desesperación y tras preguntar a las amigas de cuál es su situación y al pediatra, nos encontramos en un mar de dudas.

Os damos algunos consejos para intentar solucionar esta situación:

1. Nunca hay que obligar a comer a un niño. No son como los adultos que pueden estar inapetentes por los cánones de la moda, pero con los niños no hay que obligarlos a tragar.

2. No hay una norma básica de la cantidad de comida que les hace falta. Por lo tanto, cada niño comerá en proporción a su cuerpo y la energía que gaste, por lo que cuanto más mayores se van haciendo y más desgastan, más alimento necesitarán.

3. No despertarlos para darles el biberón, hay que respetar su sueño. Hay algunos padres que les enchufan el biberón mientras duermen y al despertar no comen, ya que han sido alimentados con anterioridad.

4. No es conveniente inflarlos a dulces y chucherías,…se puede convertir en un hábito, nada saludable. Muy de vez en cuando se puede dar el capricho, pero nada más.

5. Poner en el plato lo que come habitualmente, si ponemos más seguramente se llenará antes de comer. Si ponemos lo necesario y se queda con hambre, pedirá más.

6. Si no forzamos a que coma un determinado alimento y le provocamos curiosidad por descubrir nuevos sabores, lograremos que no coja manía a un determinado alimento para siempre. A partir de los 6 meses podemos ir introduciendo nuevos sabores.

7. Es muy común el rechazo a las verduras porque no se les saca el gustillo en pocas cantidades, hay que comer mucha cantidad para sacarle algo sabroso, por lo que los niños se casan y provoca el rechazo. Mejor pocas cantidades pero más veces.

Hasta aquí hoy, seguiremos dando más consejos ya que el tema de la comida nos acompañará varios años de la vida de nuestros pequeños…

¿Y si intento que duerma solo?

Han pasado 12 meses y debemos buscar el beneficio del sueño para nuestro bebé y para nosotros. Debemos comenzar a intentar que duerma sólo y nos referimos a otra habitación, porque suponemos que ya está durmiendo en su cuna aunque sea en la habitación de los padres.

El dormir bien y poder conciliar el sueño es muy beneficioso para ambos ya que contribuye a una mejor salud y mayor actividad y energía. Tenemos que convertirlo en uno de los hábitos más importantes en su vida y orientarlo bien desde el principio, es decir, debemos marcar unos horarios de sueño y cumplirlos.

Para los bebés no es nada recomendable que duerman con los padres, ya que existen diversos riesgos como ahogamiento, caída,…

A ellos les gusta dormir con nosotros, pero como comentamos, debemos crearles el hábito por los múltiples beneficios que conlleva.

Según vayan creciendo debemos convertir estos hábitos en rutina para que ellos solos sepan cuáles son las pautas a seguir.

Marcaremos la hora de irse a la cama y la cumpliremos siempre, así ellos según vayan creciendo inconscientemente sabrán que se les aproxima su hora, es más, les entrará el sueño.

Tenemos que tener una habitación para ellos, para que sepan cuál es su espacio. Y crear un habiente relajado y cálido para transmitirles tranquilidad.

Podemos estar presentes a la hora de dormirle, bien acunándolo, cantando o contando un cuento, pero antes de dormirse debemos desaparecer de su vista para que no asocie el hábito del sueño a la presencia materna o paterna.

Si se despierta por la noche y viene a nuestra habitación, debemos acompañarle a la suya manteniéndonos firmes. Si tiene una pesadilla, le acompañaremos a su habitación y nos quedaremos con él para que se duerma, pero casos muy puntuales.

Si marcamos estos hábitos lo más pronto posible antes descansaremos nosotros y la salud de nuestro hijo se verá muy favorecida.