¿A qué jugar cuando los niños están resfriados?

Niño en cama constipadoUnos días tenemos 15 grados y al día siguiente las temperaturas pueden caer hasta 10 grados. Y esto evidentemente tiene efectos negativos en nuestra salud y en la de los niños. Por eso es imprescindible que tomes medidas para evitar que el resfriado se concentre en tu cuerpo y te impida hacer vida normal durante unos días. Sobre todo hay que evitar que el constipado se afinque en los pequeños. Pero muchas veces los medios que se ponen para impedirlo son insuficientes y finalmente acaban con las típicas toses y estornudos, sino con algunas décimas de fiebre.

Por eso hoy te vamos a hablar de cómo entretener a los niños cuando se han resfriado y tienen que pasar unos días en la cama.

Manualidades para niños: para jugar con algunos materiales de manualidades, el niño debe de estar de humor y tener ganas de salir de la cama. El papel higiénico o de aluminio, rotuladores, plastilina y colores pueden ser algunos de los materiales indicados para practicar.

Niño con fiebreContar cuentos: es una excelente opción para mantenerles entretenidos sin necesidad de que salgan de la cama sobre todo para aquellos niños que el resfriado les quita las ganas hasta de jugar. Intenta leerle su historia favorita para que se anime un poco y procura que participe en la lectura con algunos comentarios y dejándole que él reproduzca los diálogos preferidos de sus personajes.

Marionetas: jugar con estos muñecos es una idea perfecta para que las horas pasen más rápido. Montar una función improvisando una historia divertida provocará las risas en los pequeños y por un momento olvidarán los dolores y malestar que están pasando desde hace unos días.

Dibujar su silueta: Une con celo varios folios o directamente coge un mantel de papel y extiéndelo en el suelo. Tumba al niño en él y haz en el papel el contorno de su cuerpo. Si se siente con ganas y ánimo anímale a que lo pinte de colores. Después puedes pegarlo en alguna parte de su habitación y volver a repetir la acción cuando en años siguientes le ocurra lo mismo. Así verá cómo con los años su silueta cada vez es mayor.

Puzles: para jugar con ellos, el niño ya debe de haber pasado la peor parte del resfriado. Con dolor de cabeza y fiebre los pequeños no tendrán ganas de encajar unas piezas con otras, sobre todo si se trata de puzles nuevos que no saben cómo van todavía.

Estos pequeños consejos pueden hacer que tanto los niños como los padres lleven mejor el constipado que se ha colado en el cuerpecito de los pequeños. Hacerle sonreír y divertirle puede ser fundamental para una recuperación más rápida.

El color en los dibujos de tus hijos

El mundo de los dibujos infantiles es a la par que complejo, inmenso. La semana pasada hablábamos de qué podía significar lo que nuestros hijos pintaban en función del tamaño de las personas que aparecían en él. Hoy vamos a ver otra peculiaridad para entender qué representan los primeros garabatos de los más pequeños en función del color que utilizan.

Los expertos en psicología han llegado a confirmar que si un niño utiliza muy frecuentemente la misma tonalidad puede ayudarles a detectar posibles problemas en los ellos.

Veamos qué significa cada color.

El color en los dibujos de los niños importa

Negro. En nuestra cultura puede suponer por un lado luto por la pérdida de algún ser querido o por otro, moda. Pues bien, cuando un niño abusa de este color representa una personalidad rebelde, emotiva o sufridora. Aunque también puede ser muestra de melancolía o necesidad de destacar por encima de los demás. De ahí que la interpretación vaya en función del contexto en el que se encuentra el niño. Además los psicólogos añaden que una combinación con rojo puede indicar hiperactividad o poca paciencia.

Amarillo. Hay que tener especial cuidado con él debido a que un abuso puede significar tensión o situación de conflicto en el entorno familiar. Los niños representan lo que les rodea con los colores. Mantente atento si crees que la situación en casa puede estar afectando a tu hijo.

Rojo. Generalmente este color suele suponer que el niño se encuentra lleno de vitalidad, energía. Si se combina con otros colores, veremos que nuestro hijo tiene una personalidad equilibrada. Aunque habría que preocuparse si comienzas a ver que el uso de esta tonalidad es muy frecuente. Esto podría indicar irracionalidad o gusto por el riesgo, incluso un interés prematuro por la sexualidad.

Verde. Es el color de la tranquilidad, de la esperanza. Suelen utilizarlo los niños para representar su gusto por la naturaleza o el reposo. También habría que preocuparse si este tono comienza a aparecer en elementos que no le corresponde, por ejemplo en el agua, las nubes o el sol. En este caso podría significar frustración o rebeldía.

Azul. Indica ausencia de impulsividad, capacidad para reflexionar, sensibilidad o serenidad. Para los padres es un buen indicador que muestra inteligencia y seguridad sobre si mismo.

Son muchos los colores que pueden protagonizar los primeros esbozos de tu hijo, aunque los que te hemos mencionado son los que más comúnmente suelen aparecer. Estudia la personalidad del pequeño gracias a los dibujos, aunque tampoco te obsesiones, simplemente puede ser que el niño tenga cierta predilección sobre ese color.

Los dibujos de los niños y su significado

Antes de aprender ni tan siquiera a escribir, los niños comienzan a hacer sus primeros pinitos en el mundo de la pintura. Pero a veces a las madres nos resulta muy complicado interpretar esos dibujos, si es que en realidad tienen algún significado.

Las madres primerizas sobre todo, prestan más atención a estos pequeños esbozos con sentido. Están descubriendo lo que es educar a un niño y todas y cada una de las cosas que hacen nos resulta muy interesante.

A veces son dibujos que no tendrán ningún sentido, pero otras podremos extraerles algún significado. Hoy queremos darte algunos consejos para que si te llama la atención lo que hace tu hijo cuando coge lápiz y colores, toma nota, quizá esto te pueda ayudar.

Hablaremos sobre todo de cuando el pequeño pinta a los miembros de la familia. Si en alguna ocasión falta alguno, no le preguntes inmediatamente por qué. Deja que él te explique qué aparece y por qué determinada persona no aparece. A veces puede ser un simple descuido del pequeño debido al poco tiempo que tenía para pintar.

En otras ocasiones, los pequeños se dibujan a sí mismos junto al resto de la familia, pero ellos aparecen mucho más pequeños que los demás. Puede ocurrir, al igual que en el caso anterior, que el niño lo haya hecho así sin ningún motivo. Pero no dejes de prestarle atención. Puede ser también que el niño a pesar de ser pequeño tenga la autoestima baja porque se sienta inferior a sus hermanos o porque considere que no se le presta la suficiente atención. Presta atención a los dibujos de tus hijos.

Cuando en un dibujo todos los miembros aparecen con la misma altura y vestidos de igual forma, tranquila, tu hijo no muestra síntomas de ansiedad. Se siente querido y probablemente significa que no da señales de superioridad o inferioridad con respecto a sus hermanos o los padres.

Puede ocurrir en otras ocasiones que el pequeño dibuje constantemente lo mismo: una montaña, soles, corazones…En principio no tienes que preocuparte, simplemente el niño puede tener en ese momento cierto interés por ese motivo.

Son multitud de dibujos los que tu hijo puede hacer. En principio no tiene por qué ser un problema que siempre dibuje lo mismo o que en un retrato de la familia falte el padre o algún hermano. Aún así, si ves que es constante, intenta preguntarle, eso sí sin que él sospeche que puedas estar enfadada.