Cesárea, cómo hacer que la cicatriz se disimule

Dar a luz a tu hijo, tenerlo contigo…Son dos cosas que llevas esperando que lleguen desde que conociste tu estado. Pero puede que el parto no sea como esperabas, alguna pequeña complicación o simplemente que el pequeño no quiera salir, pueden ser las razones por las que los médicos tomen la decisión de practicarte una cesárea. Esto no quiere decir que el alumbramiento vaya mal, simplemente que por precaución, se prefiere utilizar este método. Pero si implica tener unos cuidados mayores que si el parto hubiera sido natural.

La cesárea es una intervención quirúrgica que requiere de un especial cuidado, sobre todo los primeros días. Por eso hoy queremos darte una serie de consejos para que la cicatriz resultante de la operación quede lo más disimulada posible.

Para empezar ten en cuenta que la recuperación será más larga que si el niño hubiera venido a través del parto natural. Asique si durante unos días crees que eres incapaz de hacer nada, no te preocupes, son las consecuencias de la cesárea.

EmbarazoIntenta evitar que la cicatriz tenga contacto con el exterior e incluso no la toques, de esta forma lograrás posibles infecciones. Si te molesta con el roce de la ropa, tápala con un apósito. Aunque lo que sí deberás hacer es ducharte todos los días y lavarla con jabón neutro. Al terminar asegúrate de que está completamente seca.

Ten mucho cuidado con el sol. No expongas la cicatriz sobre todo en verano, hasta pasado un año. La luz solar puede oscurecerla y dejarla con un tono diferente al de tu piel para toda la vida. Más vale un año sin playa o piscina que tener para siempre una cicatriz con un color distinto.

Muchas mujeres utilizan faja post parto para intentar recuperar la figura en el menor tiempo posible. En el caso de aquellas que han tenido un parto por cesárea, en primer lugar no podrán utilizarla hasta que no se hayan retirado los puntos y en segundo lugar, es recomendable que lo consultes con el médico, no siempre es bueno utilizarlas tras una intervención quirúrgica reciente.

Y para una recuperación menos lenta, cuando vayas a levantarte de la cama intenta salir de ella con movimientos lentos y pausados, sujetándote la tripa.

Son consejos sencillos que si los aplicas, verás cómo la cicatriz apenas se apreciará en tu vientre.