Combinar biberón y lactancia materna

Cuando nos referimos a las lactancias mixtas, nos referimos a cómo debemos alimentar al bebé. Se habla de dos opciones esenciales: la lactancia materna y la lactancia por medio del biberón o lactancia artificial, como también suele conocerse.

Lactancia materna

La lactancia materna es cuando la madre solo alimenta al bebé por medio de la leche materna, o sea que le da el pecho. Por supuesto que, en la medida que él bebé crezca, tendrá la opción de sustentarse con otro tipo de alimentos. Ahora bien, la segunda opción es la que se le suministra al bebé por medio del biberón, y es la opción que tiene la madre de poder prepararle una leche de fórmula, de las que se consiguen en farmacias y tiendas especializadas.

Motivado por que las dos opciones te brindan la oportunidad de poder hacer una selección, escogiendo entre una alternativa y otra, te contaremos en qué cosiste la lactancia mixta.

Generalmente, la opción que se seleccione no es porque la madre considera que la lactancia con la leche materna es la de su selección. Se la da porque se la da y punto. La razón principal es porque ella misma quiere alimentar a su bebé, de su leche materna, ahí es donde podemos exclamar que los biberones no tienen cabida.

Sin embargo, hay madres que por razones obvias sucede todo lo contrario: tienen que apelar a los biberones por razones, como por ejemplo que tenga problemas con la lactancia, o sea que la leche no le baje; también por situaciones muy particulares, como pueden ser los horarios de trabajo y otras causales.

Hay algunas madres que empiezan de primeras con el sistema mixto, el que se puede mantener un tiempo más o menos prudencial, según sean los deseos de la madre y por supuesto los deseos del bebé.

lactancia-materna

Los deseos el bebé

Es por eso que la circunstancias varían de acuerdo al deseo del bebé más que el de la madre misma, por lo que hay bebés que desean más la leche materna, pero también hay bebés que prefieren la leche artificial. Es por eso que recalcamos que el que decide es él bebé, pues cuando dice que no es porque tiene su preferencia. Termina tomando lo que más le guste.

Casos en los que prefiere el biberón

Lo lógico es que el bebé diga sí al pecho y que la prefiera antes que el biberón. Es una buena suposición, ya que estar con la leche materna es estar con mamá. En cambio, el biberón se lo puede dar papá, cualquier otro familiar, incluso la vecina. Además tenemos una gran variedad de calienta biberones para elegir, con lo que la tarea de poner la leche a temperatura adecuada se facilita mucho.

Sin embargo, hay casos y casos. Por lo tanto, hay bebés que prefieren el biberón antes que el pecho de la madre. No es que uno sea un plástico, ni se trata de un rechazo a la madre, simplemente es cuestión de alimento. En el biberón, la leche sale de manera más fluida, mientras que en el pecho tiene que hacer un esfuerzo de succionar y se cansa.

Muchas lactancias mixtas fracasan, así que mucho ojo con esto, no vaya a ser que tu bebé no se decida por ninguna de las dos opciones.