Embarazada a los 40

En casi todos los países desarrollados y en gran parte de aquellos que están en vías de hacerlo, se puede apreciar de forma clara como la edad media en la que las mujeres tienen su primer hijo se ha ido incrementado de forma imparable durante las dos últimas décadas.

La exigencia en el ámbito profesional y las dificultades que en muchos casos se tiene para compatibilizar la vida laboral con la maternidad ha provocado que muchas mujeres decidan retrasar el momento de ser madre en función de la estabilidad laboral y financiera, algo que cada vez se logra más tarde. Y es que en general el aumento de la esperanza de vida a provocado que las etapas se dilaten, por lo que este retraso de la maternidad es hasta cierto punto algo lógico y natural.

3352437508_9d9a722cc4_z

Foto: Raúl Hernández González (Flickr)

La edad media en la que las españolas tuvieron su primer hijo superó en 2014 los 32 años, tres años más que hace dos décadas, duplicándose en este tiempo los embarazos en mayores de 40, cambiando de forma radical la percepción de las propias mujeres en cuanto a su reloj biológico ya que un 33% considera que pasados los 45 aún hay tiempo para ser madre.

Esta percepción no obstante no está en sintonía con la opinión de los expertos, que alertan de las consecuencias que tiene este cambio en la sociedad, en su mayoría negativas.
La tecnología en el campo de la fecundación artificial esta mejorando cada vez más, borrando casi definitivamente las barreras naturales que el propio cuerpo humano tiene. El debate sobre la moralidad de quedarse embarazada pasados los 40, cuando la posibilidad de que se produzca de forma natural es inferior al 5%, se centra sobretodo en el riesgo que supone para el feto esta gestación, multiplicándose por 10 el riesgo de el embarazo presente alguna anomalía cromosómica como la tristomía, causante de síndromes como el de Down, Patau y Edwards. A ésto se añade el aumento de abortos naturales, nacimientos prematuros y riesgo de parálisis cerebral de bebé. Otras consecuencias son el nacimiento de muchos bebes con un peso sensiblemente inferior a lo normal, lo que puede derivar en futuros problemas de salud, y como crecen las posibilidades de que estos embarazos traigan al mundo a gemelos o trillizos, con todo lo que ello conlleva.

Al margen de las consecuencias de tipo médico, el ser padres a edades avanzadas supone muchos cambios respecto a lo que podríamos llamar “normal”. Muchas son positivas, como el hecho de que suelen ser embarazos planeados y reflexionados durante tiempo, creando un ambiente más acogedor y estable al ser padres con más experiencia y recursos y normalmente contar con más tiempo para dedicar a los hijos.
Desde el punto de vista social, ya se ha denominado a esta generación como Generación Sandwich, entre los cuidados a los hijos pequeños y el cuidado de los ancianos padres, lo que obligará a dividir la atención entre ambos, algo que en países como España supone un gran problema, ya que en muchas familias la ayuda de los abuelos en el cuidado de los nietos es fundamental, especialmente para ayudar a compatibilizar vida laboral y familiar. Y no es sólo que los abuelos no puedan cuidar de los nietos y facilitar las cosas a los padres, en muchos casos estos niños no llegarán a a conocer a sus abuelos y se perderán algunas de las experiencias que marcan la vida y el carácter de las personas.

En conclusión se podría decir que, a pesar del lógico retraso de la maternidad provocado por el aumento de la esperanza de vida y en gran medida por el miedo a perder oportunidades laborales o verse discriminadas en éste, esta tendencia tiene una serie de consecuencias que en su mayoría resultan negativas para la sociedad en general, variándose una estructura familiar que en países como España se ha basado en la colaboración de padres y abuelos en el cuidado de los niños. Esto se podría intentar solucionar facilitando a los jóvenes el acceso a un trabajo digno que les permita formar una familia, y de forma más relevante, haciendo leyes que faciliten el compatibilizar vida laboral y la maternidad siguiendo el ejemplo de algunos países del norte de Europa.

Naif para el cuidado del bebe.

Antes de Navidad recibimos el kit de vieaje de Naïf. Hemos tenido mucho lio hasta ahora con tanto festivo y tanta celebración, y no habiamos podido hablaros de ello.Pero no queremos dejar pasar la ocasión de recomendaros estos productos.
Lo primer que nos llamo la atención y nos enamoró fue el packaging. Es una monado y muy útil ya que tiene de todo lo que necesitas para tu bebe cuando sales de viaje sin que para ello tengas que cargas con un gran peso. La verdad que el tamaño es ideal para cuando vas a pasar un fin de semana fuera.
Travel-Kit1
Este kit de viaje puedes adquirirlo en su página web, para ti o como  un detallito para un recien nacido. Los productos que contiene son los siguientes:
Loción Corporal Calmante, tamaño viaje (15 ml)
Champú Nutritivo, tamaño viaje (15 ml)
Gel de Lavado, tamaño viaje (15 ml)
Crema de nutrición. tamaño viaje (15 ml)
Toalla Cottonbaby – 100% Bio algodón.
Naïf es una marca holandesa de productos de cuidados para los bebes. Todos sus productos están hechos de ingredientes tomados directamente de la naturaleza. Además de estar probados dermatologicamente son ph-neutro para la piel e hipoalergenicos. Los chicos de naif han conseguido elaborar unos productos de muy alta calidad para el cuidado del bebe.
crema-niños
Nos ha gustado la filosofía de Naïf, su estética y las características del producto. Pero sobre todo y lo más importante… A nuestro bebe le ha encantado y huele que dan más gaas aún de comerselo. Tanto si es para tu propio bebe o si necesitas realizar un regalo y quedar bien, te recomendamos sus productos. No solo quedarás bien porque el packaging es monísimo, sino que además estarás regalando calidad.

Bebes y altas temperaturas

Habitualmente escuchamos en las noticias que debemos tomar ciertas precauciones cuando llega el verano. Solemos pasar más tiempo fuera y las temperaturas son altas.  Del mismo modo debemos cuidar a nuestros bebes es estas fechas de temperaturas extremas. No es que nos tengamos que volver locos y no salir de casa, pero hay gestos que nos ayudaran a prevenir ciertos riesgos que conlleva el solsticio de verano. Para ello os dejo unos consejos que pueden serviros de ayuda en estos días de vacaciones.

Podemos ir a la playa, pero teniendo en cuenta cuándo y cómo. Lo ideal es ir antes de las 11 de la mañana o después de las 5 de la tarde. Los primeros meses de vida del bebe es importante que no se exponga al sol directamente. Una sombrilla o un corta vientos nos será muy útil.

Es fundamental aplicar protección solar frecuentemente al bebe ya que su piel es más delicada que la nuestra y no controlan bien la producción de melanina. Debes aplicar la protección solar media hora antes de salir y realiza repeticiones cada dos horas. Dale un masaje agradable, hazle cosquillas o cuéntale una historia mientras lo hace. Así logras que parezca un juego.

La vestimenta es vital. Más allá de lo mono que pueda ir tú bebe, no te olvides de ponerle un sombrero o gorra. Los mejores tejidos son el algodón y el lino, ya que traspiran y absorben el sudor.  Si el sol aprieta y son vuestros primeros días de vacaciones es aconsejable ponerle una camiseta. Las hay muy divertidas y específicas  para usar en el agua.

Las gafas de sol también son muy recomendables en los pequeños. Y es que los ojos son en muchas ocasiones los grandes olvidados. Si tu bebe es pequeño, menos de 3-6 meses y no va a salir de debajo de la sombrilla bastará con una gorra. Pero en el momento que empiece a corretear o salir más de la sombrilla deberías ponerle unas gafas de sol con protección  UVA y UVB.

Evitar la deshidratación ofrécele  agua frecuentemente. Es muy probable que tu hijo, incluso aunque sea mayor, se olvide de beber y con la euforia de hacer cosas nuevas se olvide de que tiene sed. Por lo tanto tendrás que recordárselo. Ten en cuenta que no sólo el agua hidrata. Para que no se aburra, puedes darle zumos de frutas naturales o incluso frutas de temporada como el melón y la sandía que contienen un gran porcentaje de agua.

Para finalizar, recuerda que los niños como mejor funcionan es manteniendo unos horarios estables. Por lo que es aconsejable, siempre que se pueda mantener ciertas rutinas a la hora de dormir y de comer. Y si es vuestra primera salida de vacaciones escoger un único destino puesto que el niño necesita adaptarse al destino y muy probablemente no esté acostumbrado a hacer largos viajes en coche.

Las mejores playas para bebés

Parece que el termómetro ha empezado a subir y el calor va a apretar con fuerza durante estos meses. No hay mejor lugar que pasar el día en la piscina o en la playa, sobre todo, cuando tenemos niños pequeños que están constantemente en el agua jugando y refrescándose. Pero, cuando tenemos un bebé las cosas cambian. Muchas madres se resisten a ir a la playa por evitar los grandes alborotos y aglomeraciones de gente ya que generan un ambiente inapropiado para él. Pero no sólo eso, sino aún más importante es que los bebés no pueden abusar de la playa. Hay que evitar las horas de mayor calor y protegerlos del sol con cremas de protección muy alta o, incluso con camisetas y sombreros.

Para que las familias con niños puedan disfrutar de igual o mejor manera de estos espacios naturales, hemos creado una lista de las mejores playas para ir con bebés, todas ellas con bandera azul.

Sant Antoni (Girona)

Situada en la localidad de Sant Antoni de Calonge y en pleno centro de la costa Brava, se encuentra esta playa que ha habilitado una zona exclusiva para bebés. Algunos de los servicios de los que dispone son una zona de cambiadores bajo las palmeras, un aparca-cochecitos y microondas para calentar biberones o papillas. Además, se han establecido actividades complementarias para las mamás como charlas y conferencias, actividades para la recuperación del suelo pélvico que se produce tras el parto y ejercicios de yoga. Por si fuera poco, todas estas actividades y servicios que ofrece este Espacio Bebé, son gratuitas para que así, las familias puedan disfrutar cómodamente de unas vacaciones en la playa con sus bebés.

Ereaga (Vizcaya)

800 metros de arena fina se extienden a lo largo de esta playa de Getxo, valorada como una de las mejores para ir con niños. Todos los veranos se habilita una zona de juegos infantiles con voleibol y columpios, entre otros y se programan actividades en el agua. Cada verano hay novedades y se van cambiando este tipo de actividades para que así, este tipo de turismo con niños se vaya dinamizando. Dado su carácter tranquilo y poco masificado, también es ideal para ir con bebés.

Playa Central de Isla Cristina (Huelva)

Con 2000 metros de longitud, cuenta con grandes atractivos para los más pequeños. Durante el verano, se establece una zona recreativa infantil donde los niños pueden divertirse con multitud de actividades y juegos. Uno de sus puntos fuertes y que mayor atención atrae entre las familias es la creación de un espacio de hinchables. Las familias que viajen con bebés podrán darse un bonito paseo por las dunas y pinares que la rodean y, mientras el bebé se queda dormido, disfrutar de la belleza paisajística y la fauna del lugar, como los camaleones.

Playa El Dedo (Málaga)

Que se encuentre en plena ciudad de Málaga no la inmiscuye de su ambiente familiar. De arena fina y poco oleaje es ideal para viajar con niños y con bebés, ya que además de entretenerse haciendo castillos en la arena o mojándose los pies en la orilla, pueden disfrutar de una zona de juegos infantiles.

El ejercicio potencia el nivel intelectual de tu niño

A menudo leemos artículos donde se resalta la importancia de la actividad física en adultos, que  parte de una vida saludable es mantener una rutina de al menos 45 minutos durante 3 días a la semana, pero no solemos preguntarnos la importancia que tiene la práctica de ejercicio físico para nuestros niños. Y lo cierto es que es muy importante, porque están creciendo y tanto ellos como su cuerpo necesitan habituarse a un estilo de vida saludable.

Footing con bebé

En estos últimos años se han realizado estudios que aseguran que la práctica de deportes a tempranas edades conlleva a que  el niño tenga una vida más sana en varios niveles, como son el físico, el cognitivo y el social. Los niños pequeños naturalmente tienen el impulso de saltar y corretear, dejar que lo hagan y durante varios días a la semana logrará que tengan un equilibrio emocional y una capacidad de desarrollar mucho mejor sus habilidades a nivel cognitivo.

La práctica del deporte los lleva a mejorar su salud a nivel físico, ya que un niño que practica deportes a diario estará menos expuesto a la obesidad y a enfermedades que suelen acompañar a esta, como la diabetes tipo 2. Por otro lado también potenciarían su rendimiento cognitivo, ya que para practicar deportes se precisa atención, concentración y coordinación.

A nivel social, la práctica de deportes en grupo es un ingrediente muy importante para un correcto desarrollo personal, ya que deberán de tener un comportamiento que lleve a la armonía, al aprendizaje de tratar con educación a los demás, a compartir, a cooperar y a ser buenos compañeros.

En el aspecto psicológico el deporte juega un rol importante, sobre todo de autoestima y autovaloración, además de que al realizar ejercicio el organismo genera endorfinas, que generan una sensación de felicidad y equilibrio, lo que hace que quien lo practique tenga menos probabilidades de sufrir de trastornos de ansiedad y depresión.

Entonces si ya sabemos que el ejercicio es tan beneficioso para nosotros como para nuestro niño, podremos comenzar a realizar deportes con el pequeño, esto será algo que además de beneficiar la salud de toda la familia, mejora notoriamente la relación de padres e hijos.

Una buena idea para que el niño aprenda la importancia del deporte desde la cuna es, por ejemplo, ir a correr con él. Para hacerlo podemos encontrar en el mercado muchos modelos de cochecitos de bebé especiales para hacer running. ¡No hay excusa!

¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡Pues comparte ahora mismo!

Cómo elegir la mejor silla de paseo para tu bebé

Si estás preparándote para la llegada de tu bebé, seguro que ya habrás leído sobre las principales informaciones acerca de la lactancia y las pruebas previas a su nacimiento. Si eres madre primeriza, seguro que este periodo te estará pareciendo desafiante y emocionante a la vez por lo que necesitas disponer de toda la información precisa que te hará estar preparada cuando llegue el momento más esperado. Lo más importante es que tengas los principales instrumentos que te servirán para el cuidado diario de tu bebé como su cuna, su biberón y la silla de paseo. En este último caso, será en el que más tiempo tendrás que invertir ya que deberás tener en cuenta la comodidad de tu futuro hijo, la amortización de la silla de paseo y la seguridad que proporcionará.

He aquí una serie de recomendaciones para la elección del mejor cochecito de paseo de nuestro bebé:

1. Que sea cómoda para viajar

La mejor manera para llevar a tu bebé allá donde quieras será teniéndolo bien seguro agarrado a su siento, sobre todo cuando sea todavía muy pequeños, con escasos meses. En el caso de que queramos llevarlo en coche con nosotros y el viaje sea de larga-media distancia, será necesario que dispongas de un sistema de viaje con asiento de seguridad, soporte para engancharse a las sillas de coche y la propia silla. Lo más importante será que no sea incómodo engancharlo y desabrocharlo si en los momentos que lo introducimos en el coche se encuentra dormido.

2. Acorde a un estilo de vida activo

Hay cochecitos diseñados para las mamás que practican mucho ejercicio diario y quieren que sus bebés las acompañen. Existen varios soportes que enganchan mucho mejor al bebé o incluso sillas de paseo (ver más aquí)  que disponen de ruedas más grandes y una mayor estabilidad sobre todo si pasamos por aceras con baches o caminos con tierra mientras corres. Si tu objetivo después del embarazo es perder peso, ésta será una buena manera de hacerlo junto a tu recién nacido también protegiéndolo de los peligros que pueda entramar una silla de paseo.

3. Que soporte el exceso de equipaje

Cuando salgas con tu bebé, es casi seguro que llevarás muchos bolsos para estar lista para cualquier imprevisto. Por lo general, seguro que necesitarás llevar bolsas con pañales, además de tus propias pertenencias, juguetes, mantas o botellas. Algunas cochecitos de paseo incorporarán ya departamentos para poder almacenar todos estos objetos que serán necesarios cuando salgas con tu hijo.

4. La seguridad en primer lugar 

Puedes encontrar sillas de paseo con toldos que eviten que tu bebé se moje con la lluvia o se cubra de los rayos del sol, y también mallas que lo cubran de los insectos durante el verano. Además, de la misma manera que los automóviles, la absorción de choque y características de freno son importantes para los cochecitos.

¡Haz una buena búsqueda de sillas de paseo en Internet! Conseguirás encontrar críticas y opiniones sobre los diferentes modelos de silla de paseo y asegurarte en qué tiendas podrás comprarlo, también online. Y tú, ¿ya estás pensando en comprarte una?

¿Sabes cuándo tienes que cambiar al niño de la cuna a la cama?

guardería-salamanca-okLos bebés crecen y cuando van haciéndose mayores hay que hacer algunos cambios en su forma de dormir: llega el momento de pasar de la cuna a la cama. ¿La edad? Cada niño lo necesitará o lo aceptará con más o menos meses, pero algunos indicativos te ayudarán a saber si tu hijo está preparado o no. Toma nota, estos son algunos

A veces los niños cuando comienzan a sostenerse en pie agarrándose a algún objeto, también lo suelen hacer en la cama apoyándose en los barrotes. Esto es un claro ejemplo de que es hora de hacer el cambio a la cama. Será un momento especial tanto para ti como para él, asique trasmíteselo a él también. Este cambio es importante para ambos, dile que ya “es mayor” y que es hora de dormir como hacen precisamente los mayores. Cuando veáis a amigos o a familiares, díselo, que sienta que es un paso muy importante para él y que es interesante para todos tus conocidos. Haz que se sienta orgulloso de este cambio.

Para ello, intenta que el niño participe en la compra de la que será su nueva cama, que elija la que más le gusta y que luego colabore en la tarea del montaje. Así la sentirá más suya que nunca y le despertaréis las ganas de empezar a usarla lo antes posible.

Durante los primeros meses es necesario que coloques alguna medida de seguridad para evitar que pueda caerse, pues al principio creerá que está en la cuna, un espacio donde se sentía protegido y puede que no controle las distancias llegando a caerse.

En su nueva cama evita que haya esquinas puntiagudas con las que se pueda golpear, especialmente en la cabeza. De igual forma mide el colchón y la cama e intenta que sean del mismo tamaño para proteger al niño de posibles meteduras de sus manitas o los pies.

Durante los primeros meses mantén algún dispositivo de vigilancia en su habitación para controlar que se encuentra en la cama y no está intentando saltar. Aumenta esta seguridad a otras estancias de la casa: cerrar la puerta de la calle con llave, dejar objetos que puedan ser peligrosos fuera de su alcance e intentar mantener encendida durante toda la noche una luz en su habitación para que si se despierta, pueda él solo orientarse y saber dónde se encuentra.

Imagen: guardería de Salamanca

Consejos importantes en la educación de los hijos

Ser madre y padre es una tarea muy difícil. Cualquier labor que nos pidan en el trabajo, será menos afanosa que educar a un hijo. Crecemos pensando que lo hacemos bien pero cuando los niños se hacen mayores, a veces vemos que no lo estábamos haciendo tan bien como pensábamos. Y es entonces cuando creemos que hemos fracasado como padres, que no lo llegamos a hacer bien nunca y que ahora la vida de nuestros hijos será peor por nuestra culpa.

Es importante decirles te quiero, y enseñarles a decirlo

En primer lugar, decirles a estos padres que en absoluto será culpa suya. Los hijos deciden vivir su vida, que para eso es suya, y ahí los progenitores no pueden hacer nada. Eso sí, desde que nacen hay que trabajar a diario para enseñar a los hijos determinadas cosas que no deben olvidar en la vida.

Para empezar, es fundamental para su futura vida enseñarles a decir te quiero. Es un sentimiento que estará presente en su vida siempre. Pero de nada servirá aprender a decirlo si no se siente querido entre la familia, entre los amigos. A veces los padres se crean unas expectativas para sus hijos que luego no satisfacen, lo que puede provocar que los descendientes se sientan mal por no haber saciado el deseo de sus progenitores.

Hay que educarles inculcándoles el respeto. Respetar a los demás pero también a ellos mismos. Los padres tienen que entender que aunque les hayamos educado en unos determinados valores, puede que cuando ellos crezcan no se sientan representados por esos mismos valores. Los progenitores deben respetar las decisiones de los hijos: estudiar o no estudiar, qué estudiar, el trabajo que quieren desempeñar y la pareja a la que han decidido entregarse. Ellos deben sentirse respetados en ese sentido.

Hay que hacerle saber a los hijos que los padres estamos para todo. Nuestra disponibilidad es máxima cuando se trata de solucionar un problema que les pueda surgir. Debemos explicarles que no seremos rencorosos, que estamos con ellos en todo lo que necesiten. Nuestra disponibilidad será máxima en todo momento.

La figura de los padres cuando los hijos son pequeños es primordial. Como progenitores, en nuestra mano está que en el futuro sean personas de provecho, que tenga las ideas claras sobre lo que quieren y lo que valoran en la vida.

Anima al padre a formar parte del embarazo desde el primer día

La llegada de un niño pone “patas arriba” la casa. No sólo en el cuanto al orden se refiere, sino que también puede provocar alguna discusión entre la pareja por querer hacer las cosas cada uno a su manera. Es en este momento cuando el padre primerizo puede sentirse alejado del pequeño en parte por la pronta vuelta al trabajo y también por el vínculo de unión que siempre se genera entre la madre y el pequeño.

Padre primerizoPara evitar esto implícate desde el primer momento que conoces el embarazo en el día a día de tu mujer. Por suerte esta situación ha cambiado. Desde hace una década, los padres han abandonado esa visión observadora de todo el proceso y participan en la mayoría de las actividades que conlleva formar parte de esta nueva experiencia. Acuden a las clases de preparación al parto y participan en las compras previas de todo lo que necesita un niño cuando nace.

Pero en sus propias manos está evitar esa sensación de abandono. ¿Cómo? Participando activamente en todas las tareas que lleva un niño recién nacido. El hombre tiene que aprender a cambiar los pañales, a acariciar con mucho cuidado al pequeño por la sensibilidad de su piel e incluso a tener paciencia todas las noches para contarle un cuento.

No dejes que los temores iniciales del primer hijo te conviertan en un padre inactivo. Debes tener la iniciativa en la toma de decisiones y no temer por hacerlo mal, está claro que tanto para uno como para la otra es la primera vez y siempre habrá discrepancias en algunos asuntos. Invita a tu marido a que se implique en el día a día del pequeño sin miedo.

Regañar a los niñosDurante los primeros meses de vida del niño la intuición va a ser fundamental. El padre debe hacer siempre lo que considere correcto para su educación.

Tanto los padres como las madres deben aprovechar los momentos de ocio como forma educativa. Enseñar jugando es de las formas más eficaces para aprender. Se pueden desarrollar habilidades motoras, del lenguaje y estimular el desarrollo cognitivo del niño.

Pero sin duda, lo que ambos tendrán que hacer es organizar el tiempo. Ya no hay tantas horas del día para dedicar a uno mismo, sino que prácticamente todas se las lleva el pequeño. Aunque los dos tendrán que administrarlo de tal forma que también queden horas para pasar en pareja, haciendo que este momento tan especial en la vida de una persona no suponga una pérdida de relación.