¡Qué ilusión! Su primera papilla

A los padres primerizos dar la primera papilla a nuestro hijo, nos hace mucha ilusión pero siempre nos viene a la cabeza esas preguntas como….alimentacionbebe

¿Se lo comerá? ¿Como reaccionará?

 El bebe desde que nace , se alimenta exclusivamente de lactancia materna o de leche de fórmula hasta llegados los 4 meses aproximadamente, que el pediatra te vaya dando indicaciones.

¿Cuando introducir nuevos alimentos?

Empezaremos con la papilla de fruta o cereales, yo personalmente prefiero la de fruta, así empezamos a sustituir la toma de la tarde, para que el bebe se acostumbre a la merienda con fruta.

Las frutas más adecuadas para ir incorporando son el plátano, manzana, pera y zumo de naranja y evitar por ahora el melocotón por posibles alergias.

En esta etapa se debe tener mucha paciencia, ya que la función, mas que alimentar al principio, es el aprendizaje. El bebe pasa de tomar solo pecho o biberones a comer sólidos.

Muchos bebes no aceptan la cuchara, no insistas poco a poco aceptará las papillas.

Cuando conseguimos que ya se tome la papilla de fruta y la de cereales por la mañana, toca otro cambio fuerte para los bebes, ya que el siguiente paso son las papillas de verdura con carne. Utilizaremos carne como pollo, pavo y ternera, pero personalmente yo prefiero el pollo para comenzar, por su jugosidad y suavidad en el sabor.

Preparamos la patata, zanahoria, calabacín y pollo, sin usar nada de sal y lo cocemos todo bien. Hay que triturarlo muy bien para que esté lo mas suave posible, al principio les costará comer si notan cualquier textura.

Parece una tontería el triturarlo y la cocción perfecta pero para los bebés seguramente si lo noten mucho si no esta bien triturado.

Yo aconsejo los robots de cocina ya que realizan todas las funciones en uno: Triturar ,Calentar  y Cocinan al vapor la comida.

Os aconsejo los robots de cocina 2 en 1, que puedes cocinar y  triturar a la perfección, solo dándole la vuelta al mismo recipiente donde lo has cocinado sin usar mas de uno.  Y así ahorras en tiempo y espacio en la cocina.  Normalmente te vienen con el libro de recetas para ir introduciéndole todos los ingredientes poco a poco a la alimentación del bebé.

Y lo mejor de todo esto, es que no acabas con la cocina toda manchada y que encima luego el bebe con 2 cucharadas y no quiera mas papilla y acabe llorando, nosotros cabreados y la cocina que parezca que haya pasado un huracán por ella. Hay madres que prefieren preparar las papillas todos los días y hay otras que prefieren congelarlos. No habría problema, sólo que se aconseja  que se evite congelar los tubérculos por la cristalización de las texturas y no suele ser del agrado de los bebés .

Bueno esto es un poquito el día a día de la alimentación de los bebes en su primer año.

Os aconsejo que tengáis mucha paciencia y  quererlos mucho porque por mucho que te tire la papilla a la cara, te ensucie la ropa y la cocina,  y te enloquezca con los llantos, seguramente  la siguiente  papilla tendrás las mismas ilusiones de dársela como la primera.

El crecimiento del bebé, mes a mes

Que los bebés vayan cogiendo peso con el paso de los meses es un claro indicativo de que están sanos y su crecimiento es el adecuado. Pero a veces los niños se estancan. Esto no debe suponer una preocupación extrema en las madres que ven que sus hijos no suman gramos con los meses.

Según la regla, durante el primer año los niños ganan alrededor de 600 gramos al mes. Aunque la realidad dista mucho de esta norma. Cada niño es un mundo y es común que a veces cojan 300 gramos en sólo 7 días y los meses posteriores sólo 100 gramos. Las madres no deben obsesionarse con que esto pueda ser un problema derivado de la alimentación que están dando a los pequeños ni del tipo de leche que toman (en polvo o materna). Un error que puede cometerse si se piensa que este estancamiento es problema de la comida es la tendencia a obligar a los niños a terminar el biberón. Ellos mismos dejarán de comer cuando estén completamente saciados.

Pasados los primeros seis meses, la dieta y los hábitos de los niños deben variar. Siempre y cuando el pediatra dé el consentimiento, los padres deberán comenzar a introducirles productos más sólidos y variados en su dieta diaria. Al principio, los bebés tendrán un claro rechazo a estos nuevos alimentos, por eso no hay que abandonar “de golpe” los biberones de leche, sino que lo ideal es combinar esta alimentación.

No en los primeros años de vida, pero sí cuando comienzan a hacerse mayores, será importante aunque no determinante en el proceso de crecimiento la altura de los padres. Científicos han desarrollado una calculadora capaz de hacer una aproximación a la futura estatura de los niños en función de la altura de los padres. Pero no todo depende exclusivamente de los genes familiares. Los hábitos de vida de los pequeños o la alimentación serán dos factores importantes también en la fase de crecimiento.

El desarrollo de los pequeños es una etapa diferente en cada uno de los niños. Esto no debe suponer una preocupación mayor en los padres, siempre y cuando los valores en los que se encuentren estén en lo considerablemente como normal.