Seguridad Vial: cuanto antes la aprendan, mejor

Si la semana pasada hablábamos de la seguridad de los pequeños cuando viajan en coche, hoy queremos que los padres conozcan la necesidad de que los niños conozcan cómo deben comportarse, en este caso, cuando ejercen de peatones.

Para empezar, los niños, son eso, niños y actúan por instinto, sin miedo a lo que les pueda pasar. Por eso, siempre que caminen por la calle o simplemente se encuentren jugando en un parque, necesitan la supervisión de un adulto, pues sus movimientos son imprevisibles y cualquier acción no vigilada puede suponer un problema.

Cuando comienzan a andar, es bueno enseñarles algunas normas de seguridad vial que les ayudará a caminar, al menos, con menos problemas, por la calle. Los padres deben reconocer y felicitar a los pequeños siempre que hagan algún movimiento correcto.

De los tres a los cuatro años, son muy pocas las cosas que pueden aprender. Aún así, cualquier regla que se les enseñe la absorberán como esponjas. ¿Qué podemos enseñarles? En primer lugar, deben conocer cómo comportarse ante un semáforo o cómo hay que actuar ante un paso de peatones cuando no está regulado por señales.

Eso sí, siempre que los padres caminen por la calle con los pequeños deben respetar todas las normas de seguridad vial, ya que los niños intentarán imitar en todo a sus progenitores.

Cuando llegan a los cinco y seis años de edad las enseñanzas deben ir siendo cada vez más complicadas. En primer lugar, los niños deben saber diferenciar la calzada y la acera, y siempre deben caminar, en la medida de lo posible por el interior de ésta. También es importante que conozcan cómo comportarse cuando están en el parque jugando. Allí, los padres deben enseñarles la zona en la que pueden jugar y advertirles del peligro que pueden correr si abandonan ese recinto.

La salida del colegio es probablemente el momento en que más accidentes con niños como víctimas se producen. Por eso, aún más importante que todo lo anterior, es necesario que conozcan cómo comportarse en esta situación. Enseñarles debidamente por dónde deben cruzar y establecer un punto fijo en el que encontrarse padres e hijos. Además es importante que conozcan lo antes posible el camino de vuelta a casa.

No sólo las enseñanzas prácticas son útiles. Existen algunos libros didácticos en los que los niños pueden aprender cómo comportarse en el momento de salir a la calle y circular por ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *