¿Qué comer en Navidad cuando estás embarazada?

Estar embarazada en Navidad no significa tener que mirar cómo los demás se “inflan” a comer y tú tienes que conformarte con algo ligerito. Obviamente, esto no es una invitación a que te líes a comer morcilla y choricitos del pueblo.

Normalmente, la mayoría de las embarazadas pueden comer todo lo que haya en la mesa, salvo algunas excepciones como las carnes crudas o poco hechas en el caso de que la madre no haya pasado aún la toxoplasmosis.

Embarazada

En cuanto al marisco, podrás disfrutar de langostas, gambas y otro tipo de crustáceos, que seguramente saborearás como nunca. No tienen mucho contenido en colesterol (a pesar de lo que se cree) pero sí que resultan bastante pesados a la hora de hacer la digestión. Lo mismo ocurre con los moluscos de concha, siempre que estén bien cocidos.

Ya de por sí, el pescado es un alimento complicado, tanto para las embarazadas como para cualquier otro tipo de persona. Muchas veces este alimento trae consigo un parásito denominado anisakis que puede causar más de una infección. Para que esto no ocurra, congela el alimento a 20º bajo cero o cocínalo a más de 60º.

Si reservas las navidades para disfrutar de algunos manjares como el caviar, has de saber que estando embarazada, no puedes abusar mucho de él. Tiene gran cantidad de colesterol, grasas, sal y sustancias muy difíciles de digerir por el cuerpo.

Y en cuanto al champán o la sidra…este año mejor te lo evitas. Cuando toquen las doce campanadas de año nuevo brindas con un vasito de agua. Si eres persuasiva, quizá convenzas a todos los que te rodean en esta noche tan especial de que también sean sanos y brinden con agüita fresca, así se podrían solidarizar contigo, ¿no?

En cuanto al ocio, ¿quién ha dicho que no te puedes divertir? Claro que puedes acudir a discotecas y bares a pasar el rato después de las uvas. Ahora con la Ley Antitabaco, además te aseguras no tener que respirar el humo de todos los fumadores que se encuentran en el local. Eso sí, no olvides que estás embarazada y tu descanso de 8 horas no debes dejarlo pasar bajo ningún concepto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *