¿Qué animal escoger cuándo hay niños en casa?

Una de las peticiones que más se repite en hogares con niños pequeños es la de “¡mamá quiero un perro!”. Son muy pocas las madres que se han ahorrado el mal trago de decirles que no, que en casa no entra ningún perro, pues prácticamente todos, cuando somos pequeños hemos querido uno. Otras sin embargo, también amantes de estos animales, han hecho realidad los sueños de sus hijos. Pero, ¿sabes cuáles son los perros mejor indicados para convivir con niños? Dependiendo de su carácter, de su tamaño, de su paciencia, unos serán mejor que otros para estar todo el día con los pequeños.

Empezamos por el Shih Tzu, una raza originaria de china y muy relacionada con la religión budista. El abundante pelaje que les cubre, les hace parecer auténticos muñecos de peluche, aunque también requieren mucho cuidado.

Perro raza Shih-Tzu

Otro de los que mejor acogida tiene entre madres y niños ese el caniche. Su pelo rizado y su pequeño tamaño les hace atractivos para todas las edades. Son muy buenos compañeros, inteligentes y juguetones.

Perro raza caniche

De mayor talla que los anteriores es el labrador. Está muy de moda en pueblos y ciudades. En negro, marrón o blanco. Da igual el color, lo que importa es su carácter: confiables, pacientes, aventureros y protectores. Tus hijos verán cómo un perro puede llegar a convertirse en un gran amigo y compañero de juegos.

Pero puede que tu hijo no quiera un can como animal de compañía. O que las dimensiones de tu casa te impida tener uno. Para eso, hay otras mascotas que no son tan activos como los perros pero que también resultan interesantes para  los niños. Para estos casos, puedes intentar hacerte con por ejemplo, una chinchilla. Un roedor de mediano tamaño y muy similar a las ardillas que apenas requiere mantenimiento diario, sólo dejarlos en libertad y que se muevan como quieran.

Tortuga de tierraLas tortugas también puede ser una buena opción si se quiere ser un poco más original en los animales que tener en casa. Aunque las hay de tierra y agua, para una vivienda son mejor las de tierra. Déjalas que campen a su antojo por el patio de casa, y tan sólo preocúpate de su supervivencia con unas simples hojas de lechuga. Tienen muy pocas posibilidades de peligrosidad.

Como ves hay vida más allá de los perros. Si tus hijos quieren uno, pero tú te niegas o las dimensiones de casa lo hacen imposible, intenta convencerles de que hay otros animales que también pueden resultar atractivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *