Niños acosados en clase (II): cómo solucionarlo

No más BullyingCuando somos conscientes de que nuestro hijo está sufriendo algún tipo de acoso en el colegio o entre los amigos, no podemos quedarnos con los brazos cruzados, tenemos que intentar acabar con el problema cuanto antes o el sufrimiento de los niños irá creciendo.

En primer lugar tendremos que fortalecer su autoestima. Después de sufrir las malas palabras o incluso la violencia de los compañeros de clase, los niños perderán toda la confianza en sí mismos. Intenta que se relacione con otros niños con los que se sienta más cómodo y a gusto. Los niños que tienen amigos tienen menos posibilidades de sufrir acoso escolar.

Presta mucha atención a tu hijo pues el bullying no se trata de un comportamiento que dure unas semanas sino que se puede prolongar en el tiempo y con consecuencias graves para los niños. Por eso es importante que le prestes atención durante varios meses para identificar que se ha solucionado el problema.

El agredido siempre es unoCuando los niños sufren acoso se vuelven débiles, por eso ahí tienes que estar tú para enseñarles a decir ¡basta! Que hagan frente a su acosador con voz firme antes de los 10 segundos después de la intimidación hará que el que abusa de su fortaleza corte el mecanismo de agresión y el niño poco a poco vaya recuperando la confianza en sí mismo.

La familia es muy importante en estos casos. Escucharlo y apoyarlo siempre puede ser una de las causas que lo ayuden a salir de la debilidad que el bullying suele provocar. Cuando el niño narre lo que le ocurre o lo que le dicen, el padre y la madre deben sentarse con él y juntos, diseñar la estrategia: qué debe decir y cómo debe actual el pequeño cuando esté sufriendo este tipo de situaciones. Así el niño verá que cuenta con el apoyo de los padres y además aprenderá a defenderse cuando sufra estos ataques.

Cuando los abusos sean constantes y repetitivos plantéese la posibilidad de actuar usted, hablando con los padres de los abusadores o incluso cambiándolo de colegio.

Imagen: Taringa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *