El papel de los padres en la “vuelta al cole”

 

Apenas una semana después de que diera comienzo el nuevo curso académico para los más pequeños, los estudiantes de Secundaria y Bachiller inician hoy el primer día de clases en la mayor parte de la geografía española.

El mes de septiembre es una de las peores épocas para los padres, pues son muchas las madres y padres que tras la vuelta de las vacaciones tratan de hacer cálculos económicos y malabares de horarios para encajar de nuevo la rutina a sus vidas y a las de sus hijos.

Existe una idea preconcebida en nuestra reciente cultura, y es que los padres acostumbran a delegar su rol de educadores en los profesores de las escuelas por falta de tiempo debido a su situación laboral.  Según los expertos, el inicio de las clases tanto para los más pequeños como para los más mayores debe ser planificado con anterioridad suficiente por las madres y padres, comenzando por imponer las rutinas al término de las vacaciones para lograr que la vuelta a las clases sea de una manera paulatina y no de “golpe”,  lo que podría causar efectos negativos en los estudiantes.

En este caso, el papel de los padres es determinante.  Es recomendable que los padres mantengan una actitud positiva hacia el nuevo curso, transmitiendo a sus hijos la KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAilusión por reencontrarse con sus compañeros y amigos y los aspectos positivos que conlleva volver a las aulas.  El mes de septiembre es un periodo de adaptación para los estudiantes, que comienzan a tener contacto con lo que será el próximo curso.  Por tanto, es un momento idóneo para introducir esos hábitos que les faciliten “la vuelta”,  se trata de imponer horarios, planificar las tareas y sobretodo respetar las horas de sueño para que el descanso sea su mayor aliado de cara a afrontar el intenso día de cole.

Pero no sólo los niños y jóvenes sufren ese pánico por volver, sino también los padres que se separan de sus hijos tras compartir con ellos un periodo vacacional tan largo. Muchas madres temen separarse de sus hijos después de haber compartido tantos días en compañía, y proyectan la sobreprotección en miedo en sus hijos, los cuales sufren también al ver como son apartados de los brazos de su madre.  Por un lado, está feliz de que empiece y de que se enfrente al mundo, por otro, experimenta el conflicto interno de separarse del niño.  El ambiente familiar determina que la incorporación a la rutina escolar sea positiva y agradable.

Algunos consejos de los expertos son, dar apoyo y seguridad, transmitirle la alegría que supone ir al colegio (reencuentro con sus compañeros, aprendizaje, nuevas experiencias), y hablar con ellos sobre cómo ha transcurrido el día, pueden ayudar a una mejor incorporación de los más pequeños.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *