Disfraz de Halloween, fácil y económico

Se acerca la noche más terrorífica del año, no sólo para los niños que se divierten con el popular “trick or treat” (truco o trato), sino también para las madres  que deben buscar en el armario algo que pueda pasar por disfraz para la noche de Halloween.  Los colegios de toda España han asumido casi por completo una tradición que nos viene del otro lado del charco, pues cada año son más los que se animan a celebrar la fiesta que dará inicio al puente de los Santos.

La mejor manera de ahorrarnos un disfraz que después quedará olvidado en el armario es hacerlo nosotras mismas con unos consejos muy básicos, pues el requisito imprescindible para confeccionar un disfraz no es tener conocimientos de costura, sino tener un poco de mano con las tijeras y ser creativas en el diseño.

El disfraz de esqueleto es uno de los más sencillos de confeccionar.  Lo podemos diseñar a partir de básicos, como una camiseta negra, unos pantalones o leggins negros y un zapato cómodo.  Los huesitos los haremos con fieltro de color blanco que podemos adquirir en cualquier tienda de telas.  Aguja e hilo y ¡estamos listas para empezar!

El primer paso es hacer la silueta del esqueleto en una cartulina que nos servirá de plantillas.  Es necesario tener en cuenta las medidas de las mangas y de los pantalones para conseguir un mejor resultado.  Una vez recortados los huesitos, usaremos la plantilla sobre el fieltro y lo recortaremos.  Ahora sólo tendremos que ir cosiéndolas tanto en la camiseta como en el pantalón.

La careta la podemos hacer siguiendo los mismos pasos.  En este caso, necesitaremos una cinta elástica que coseremos a los lados de la máscara para que se la puedan quitar y poner a su antojo.

Con estos consejos, ¡ya están listos para pasarlo de miedo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *