Cuidado con los niños en las Redes Sociales

Niña con ordenadorEl cada vez más rápido acceso de los niños a internet, hace que muchos padres se inquieten por saber qué tipo de contenidos están consultando en la red. Desde hace algunos años, las redes sociales se han convertido en la principal razón por la que los jóvenes, y no tan jóvenes acceden a diario a internet. Pero hay que tener especial cuidado cuando se trata de niños. A pesar de que estas páginas en teoría sólo permiten el registro a mayores de 15 años, no es difícil acceder fingiendo esa edad, a pesar de tener 11. Para eso, este tipo de páginas revisan continuamente los perfiles, y todo aquel niño que haya mentido en el año de nacimiento, automáticamente se elimina su perfil.

Por eso, los padres deben estar muy atentos a la edad en la que sus hijos acceden a estas redes sociales. Tuenti al principio, y más adelante Facebook, son las que más adeptos tienen. Cuando definitivamente tengan su propia cuenta, asegúrate que su perfil tiene todos los máximos ajustes de privacidad para que sólo puedan acceder a él las personas a las que él se lo permita.

Cuando definitivamente les dejes tener su propia cuenta, pon algunas normas, como el tiempo que pueden pasar en ellas, acordar unas contraseñas o advertirles de no facilitar a nadie por internet datos personales como nombre, número de teléfono, dirección de la vivienda…

Los padres deben controlar a sus hijos en internetAún así, los padres no deben levantar la guardia y estar atentos a la actitud o los cambios de humor que sus hijos experimenten. A través de internet también hay acoso, y quizá sea incluso más peligroso que el que se produce en aulas. La no identificación de los acosadores les permite amenazar a los niños, niños que a su vez creen en todo lo que les dicen por internet, creyéndose las advertencias que les pueden llegar a hacer sobre lo que le puede pasar a su familia si no hace tal o cual cosa.  Por eso, deberán tener en cuenta cinco actitudes de alarma que pueden indicar problemas en tus hijos. Alteraciones en el sueño, un aumento en la falta de concentración en el colegio, inhibición ante el contacto social, cambios en el estado de ánimo y disminución en el rendimiento académico.

En cuento notes que tu hijo tiene algún síntoma de los anteriormente mencionados intenta acceder a su cuenta personal en las redes sociales para tratar de leer sus mensajes, mensajes en los que puedes encontrar la respuesta al cambio de personalidad en el pequeño. Si encuentras algo sospechoso, primero tranquilízale, y después acude a alguna comisaría para que se encarguen de investigar la procedencia de esos mensajes. En la mayoría de las ocasiones, las amenazas proceden de niños de clase, pero en algunas, también son adultos que encuentran divertido acosar a menores a través de la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *