Consejos importantes en la educación de los hijos

Ser madre y padre es una tarea muy difícil. Cualquier labor que nos pidan en el trabajo, será menos afanosa que educar a un hijo. Crecemos pensando que lo hacemos bien pero cuando los niños se hacen mayores, a veces vemos que no lo estábamos haciendo tan bien como pensábamos. Y es entonces cuando creemos que hemos fracasado como padres, que no lo llegamos a hacer bien nunca y que ahora la vida de nuestros hijos será peor por nuestra culpa.

Es importante decirles te quiero, y enseñarles a decirlo

En primer lugar, decirles a estos padres que en absoluto será culpa suya. Los hijos deciden vivir su vida, que para eso es suya, y ahí los progenitores no pueden hacer nada. Eso sí, desde que nacen hay que trabajar a diario para enseñar a los hijos determinadas cosas que no deben olvidar en la vida.

Para empezar, es fundamental para su futura vida enseñarles a decir te quiero. Es un sentimiento que estará presente en su vida siempre. Pero de nada servirá aprender a decirlo si no se siente querido entre la familia, entre los amigos. A veces los padres se crean unas expectativas para sus hijos que luego no satisfacen, lo que puede provocar que los descendientes se sientan mal por no haber saciado el deseo de sus progenitores.

Hay que educarles inculcándoles el respeto. Respetar a los demás pero también a ellos mismos. Los padres tienen que entender que aunque les hayamos educado en unos determinados valores, puede que cuando ellos crezcan no se sientan representados por esos mismos valores. Los progenitores deben respetar las decisiones de los hijos: estudiar o no estudiar, qué estudiar, el trabajo que quieren desempeñar y la pareja a la que han decidido entregarse. Ellos deben sentirse respetados en ese sentido.

Hay que hacerle saber a los hijos que los padres estamos para todo. Nuestra disponibilidad es máxima cuando se trata de solucionar un problema que les pueda surgir. Debemos explicarles que no seremos rencorosos, que estamos con ellos en todo lo que necesiten. Nuestra disponibilidad será máxima en todo momento.

La figura de los padres cuando los hijos son pequeños es primordial. Como progenitores, en nuestra mano está que en el futuro sean personas de provecho, que tenga las ideas claras sobre lo que quieren y lo que valoran en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *