Comunicar la muerte de un ser querido a un niño

A veces los padres como tales sufren situaciones desagradables que desearían no vivir nunca. Es el caso de las muertes. ¿Cómo comunicar la pérdida de un ser querido a un niño pequeño? ¿Entenderá el verdadero significado de esa palabra? Por muy pequeños que sean, los niños sienten y sufren cualquier pérdida.

Niño llorando

Imagen: Claudio Núñez en Flickr

Pequeños y mayores tenemos que hacer frente a situaciones difíciles como esta, pero debemos hacerlo bien. Así por ejemplo, utilizar como metáfora de la muerte, el dormir para siempre puede provocar miedo en los niños a la hora de irse a la cama. Es posible que lleguen a pensar que a ellos también les puede ocurrir y tendrán miedo de dormirse. Evita de igual forma decir que el ser querido se ha ido de viaje y no sabremos si volverá. Estará durante mucho tiempo esperando una llamada o su regreso y puede desarrollar terror a la hora de viajar. Con estas metáforas nos arriesgamos además a que en la calle o en el colegio alguien le diga que ese familiar al que está esperando no volverá, sino que está muerto. Será una forma más violenta de enterarse de la terrible noticia y es posible que desarrolle un cierto malestar hacia ti.

La muerte es algo que forma parte de la vida. Es doloroso, sí, por eso el niño debe saber que es importante demostrar los sentimientos, llorar. Si a ti te ve fuerte es posible que él intente serlo también, pero debéis saber ambos, que llorar es algo natural. Asique si tú te sientes mal demuéstraselo, llorad juntos, compartid el dolor e intentad irlo superando a medida que pase el tiempo.

Una de las reacciones más comunes a la hora de comunicarles una noticia tan importante es la negación. No llegan a creérselo y los padres tienen que insistir durante algunos días hasta que verdaderamente son conscientes de que lo que les han contado es verdad. No te extrañes si al conocer la noticia creen que el hecho de que haya ocurrido tal desgracia es por su culpa. Decir que uno de los abuelos o el padre ha muerto porque no les dieron un besito la última vez que los vieron puede convertirse en un argumento para entender su muerte, pero tú deberás sacarles de esa idea y convencerles de que ellos no tienen ningún tipo de responsabilidad.

Algunos psicólogos incluso defienden que a partir de una determinada edad es recomendable que los niños puedan ir al hospital a despedirse del ser querido. Será una forma de prepararles y de que entiendan que tarde o temprano esa persona que tanto quieren se irá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *