¿Cómo debemos despertar a los niños?

Cada mañana el mismo problema. Llega la hora de despertarse y con ella los lloros y el mal humor de tu hijo por no querer salir de la cama. Por eso tienes que ser especialmente cuidadoso en este momento del día.

Niño durmiendoLos niños entre siete y diez años necesitan una media de diez horas diarias de sueño para recuperar las fuerzas y las energías que consumen durante todo el día. Por eso debes hacerlo con el máximo cuidado posible para que este momento no se convierta cada amanecer en una constante rutina de lloros y gritos que enfadarán a los padres y a los niños.

Este momento crítico no sólo afecta a los niños más grandecitos, sino también a los más pequeños. Los pequeños de entre 2 y 3 años son los que más problemas suelen dar porque aunque hayan dormido el tiempo suficiente, prácticamente siempre necesitan un “tiempo de reacción” para espabilarse.

Muchos padres creen que dejarles 10 minutos más de cama para que logren despertarse bien es una posible solución para apaciguar este momento del día tan trágico para algunos pequeños. Pero con esto conseguiremos todo lo contrario, es decir, iremos con diez minutos de retraso y tendremos que hacer todo mucho más rápido, lo que puede suponer que no se desayune bien o que se olviden algunos materiales del colegio en casa.

Intenta despertar a tu hijo con caricias y palabras bonitasA la hora del despertar evita hacerlo con modales bruscos que puedan alterar a los pequeños e incluso provocarles el llanto. Por tanto descarta darles la luz de golpe o quitarles la sábana. Sustituye estas acciones por palabras de cariño, transmitiéndoles seguridad y tranquilidad. Intenta hablarles con ternura, con palabras amables y caricias que le hagan sentir bien nada más despertarse. Puedes animarle a que se levante diciéndole que un suculento desayuno con sus galletas preferidas le está esperando en la cocina.

La primera comida del día puede ser un buen momento para reforzar la comunicación entre los padres y los hijos. Debes preguntarles qué van a hacer hoy en clase y animarles a implicarse en todos los juegos del colegio. Para los niños más mayorcitos puede ser un buen momento para hacer un resumen de las actividades que protagonizarán su día. Y si tu hijo es de los que puede mejorar en las notas, evita comenzar el día con enfados respecto a este tema. Resérvate para la hora de la comida o la cocina cuando todos estéis más despiertos.

Con estos sencillos consejos puedes hacer que tu día comience con buen pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *