Bebes y altas temperaturas

Habitualmente escuchamos en las noticias que debemos tomar ciertas precauciones cuando llega el verano. Solemos pasar más tiempo fuera y las temperaturas son altas.  Del mismo modo debemos cuidar a nuestros bebes es estas fechas de temperaturas extremas. No es que nos tengamos que volver locos y no salir de casa, pero hay gestos que nos ayudaran a prevenir ciertos riesgos que conlleva el solsticio de verano. Para ello os dejo unos consejos que pueden serviros de ayuda en estos días de vacaciones.

Podemos ir a la playa, pero teniendo en cuenta cuándo y cómo. Lo ideal es ir antes de las 11 de la mañana o después de las 5 de la tarde. Los primeros meses de vida del bebe es importante que no se exponga al sol directamente. Una sombrilla o un corta vientos nos será muy útil.

Es fundamental aplicar protección solar frecuentemente al bebe ya que su piel es más delicada que la nuestra y no controlan bien la producción de melanina. Debes aplicar la protección solar media hora antes de salir y realiza repeticiones cada dos horas. Dale un masaje agradable, hazle cosquillas o cuéntale una historia mientras lo hace. Así logras que parezca un juego.

La vestimenta es vital. Más allá de lo mono que pueda ir tú bebe, no te olvides de ponerle un sombrero o gorra. Los mejores tejidos son el algodón y el lino, ya que traspiran y absorben el sudor.  Si el sol aprieta y son vuestros primeros días de vacaciones es aconsejable ponerle una camiseta. Las hay muy divertidas y específicas  para usar en el agua.

Las gafas de sol también son muy recomendables en los pequeños. Y es que los ojos son en muchas ocasiones los grandes olvidados. Si tu bebe es pequeño, menos de 3-6 meses y no va a salir de debajo de la sombrilla bastará con una gorra. Pero en el momento que empiece a corretear o salir más de la sombrilla deberías ponerle unas gafas de sol con protección  UVA y UVB.

Evitar la deshidratación ofrécele  agua frecuentemente. Es muy probable que tu hijo, incluso aunque sea mayor, se olvide de beber y con la euforia de hacer cosas nuevas se olvide de que tiene sed. Por lo tanto tendrás que recordárselo. Ten en cuenta que no sólo el agua hidrata. Para que no se aburra, puedes darle zumos de frutas naturales o incluso frutas de temporada como el melón y la sandía que contienen un gran porcentaje de agua.

Para finalizar, recuerda que los niños como mejor funcionan es manteniendo unos horarios estables. Por lo que es aconsejable, siempre que se pueda mantener ciertas rutinas a la hora de dormir y de comer. Y si es vuestra primera salida de vacaciones escoger un único destino puesto que el niño necesita adaptarse al destino y muy probablemente no esté acostumbrado a hacer largos viajes en coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *