Eligiendo el carrito del bebé. Claves para no equivocarse

En cuanto nos enteramos de que vamos a ser papás, enseguida se nos viene a la cabeza cuántas cosas va a necesitar nuestro futuro pequeñajo: que si la cunita, la minicuna, el carrito, la trona, la bañera… ¡cuántas cosas! Algunas con más importancia y otras que pueden reemplazarse, pero sin duda, si hay que destacar un producto básico para el bebé es el carrito.

El cochecito de bebé es indispensable porque lo vamos a utilizar desde el primer momento, todos los días y además, durante los primeros años. Un producto tan importante necesita que meditemos bien su elección para no equivocarnos.

Cuando nos acercamos a una tienda especializada de productos para bebés, descubrimos la amplísima gama de carritos para bebés que existen en el mercado. Entre tanta variedad de marcas, modelos, colores, tipos de ruedas, chasis… ¿cómo podemos decidirnos por el carrito perfecto para nuestro bebé?

Queremos ayudaros un poquito en esta tarea así que os vamos a contar algunas claves para asegurarnos de que estamos haciendo una buena elección.

El diseño importa pero no lo es todo

Hay que reconocer que el diseño es lo primero que nos entra por los ojos. Hay padres con un estilo más clásico que prefieren carritos con ruedas grandes y chasis de tipo ballesta y papás con un estilo moderno que se fijan en cochecitos minimalistas. El estilo de nuestro carrito es importante porque tenemos que llevar un carrito que, por supuesto, nos guste, pero no lo es todo.

Lo más importante, a la hora de elegir el carrito, es que sea práctico para nosotros y para nuestro estilo de vida. Un carrito cómodo será mucho más fácil de manejar.

Elige la opción más adecuada

Nuestro estilo de vida influye mucho en la elección del carro para el bebé. Plantéate cómo es tu vida diaria, y como puede llegar a ser cuando esté tu bebé. Básicamente podemos elegir entre 3 piezas:

  • El capazo: lo conocerás también como cuco. Está diseñado para llevar al bebé durante los primeros meses, aproximadamente hasta los 6 meses pero, va a depender de lo grandecito que esté vuestro peque. Es la primera pieza a utilizar porque el bebé va tumbado. En los primeros meses el bebé es muy pequeñito y pasa prácticamente todo el día dormido.
  • La silla de paseo: es la hamaca tradicional. Hay un momento en el que el capazo ya se queda pequeño. Además tu bebé querrá observar todo lo que le rodea y en el capazo se aburrirá porque su visión es muy limitada. Es el momento oportuno de pasarlo a la silla. Hay sillas que se pueden utilizar también con el bebé recién nacido. Las puedes identificar porque incluyen un cojín reductor para que no le sobre silla al bebé por todos lados. También se pueden tumbar en posición totalmente horizontal. Como anteirormente hemos comentado, los bebés necesitan ir totalmente tumbados en los primeros meses.
  • El grupo 0: te sonará también como portabebés o huevo. El grupo 0 es la pieza que se pone en el coche para viajar en los primeros meses. Si eliges tu carrito con portabebés quiere decir que este grupo 0 podrás colocarlo tanto en el coche como en el chasis del carrito. También tienes la opción de prescindir de esta pieza y elegir una silla de auto tradicional, que solo podrá utilizarse en el coche.

Las características más importantes de los carritos

Hoy en día los carritos vienen súper equipados, con miles de accesorios y distintas prestaciones. Sobre todo, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ligereza: elige un carrito que pese poquito así será más cómodo para conducirlo. Las ruedas deben girar bien, si es posible en 360º, cuando tengamos que girar el carrito para doblar esquinas lo agradeceremos.
  • El plegado: que sea compacto, sobre todo si nuestro coche tiene el maletero pequeño. Un cochecito que se quede muy pequeño cuando se pliegue es lo ideal. También asegúrate de que se puede plegar con la silla puesta porque será muy cómodo, así, cuando guardemos el carrito en el maletero, no tendremos que desinstalar la silla y guardarla a parte, sino que solo bastará con plegarlo.
  • El tipo de ruedas: hay carritos con ruedas más pequeñitas o con ruedas de mayor tamaño. Intenta no dejarte llevar por los gustos sino por dónde vas a conducir el carrito. Si vives por ejemplo, en el campo, o pasas con frecuencia calles empedradas, elige unas ruedas grandes con buenas amortiguaciones. Si vives en ciudad, sí podrás elegir unas ruedas de menor tamaño.
  • La capota: son geniales para proteger del sol al pequeño durante los meses de verano, así evitarás tener que utilizar molestas sombrillas. Elige una capota de buen tamaño y que incluya una ventana para vigilar al peque y para que tenga transpiración.
  • La altura: no es lo mismo los papás altos que aquellos que son más bajitos. Nuestra altura también condiciona la elección del carrito. Fíjate que el carrito quede a tu altura correcta. Para ello, debe poder graduarse en varias posiciones. Así evitaremos ir incómodos y dolores de espaldas.

jane-muum