Quedate embarazada en verano

Si ya estas pensando en buscar tu primer bebe o ampliar la familia, muchos te dirán que la elección de la fecha es de suma importancia, pero la realidad es que todo depende de ti. No todas aguantamos el frío y el calor del mismo modo, por lo que vivir el tercer trimestre en invierno o verano no nos afectará igual.

A pesar de esto, por lo general los peores meses para ir a por el niño los ubican a principios de verano y de invierno, debido a que su nacimiento tendría lugar directamente en la estación contraria. Por esto, son muchos los que recomiendan buscar que el nuevo miembro de la familia nazca en los en primavera u otoño por ser las estaciones con temperaturas más suaves sin llegar a importar mucho las lluvias.

De este modo, hoy os vamos a hablar de algunas de las ventajas de quedarse embaraza durante los meses más cálidos del verano.

Mejor calidad en el esperma

Una característica que permite que el embarazo llegue con más facilidad, ya que los espermatozoides son muchos más activos, en especial durante los meses de julio y agosto. A este detalle que permite conseguirlo con más facilidad, se le suma que las vacaciones permiten alejarse del estrés derivado del trabajo, por lo que el cuerpo se relaja aceptando mejor la concepción.

No sufras las temperaturas extremas 

Uno de los mejores puntos a favor es que los meses con más barriga, como el tercer trimestre, lo vivirás a final del invierno y el comienzo de la primavera pudiendo escapar de los momentos más fríos de las navidades y de las altas temperaturas del verano, al igual que de los sentimientos de pesadez, hinchazón y otros posibles efectos.

Verano sin molestias

Poder disfrutar de un verano sin ningún tipo de molestia, sea derivado de la incomodidad de vivirlo en un estado avanzado o de sufrir los primeros síntomas de malestar. Muchas son las mujeres que, además, no confirman su embarazo antes de finales de agosto o del mes de septiembre.

Parto en primavera

Si has conseguido quedarte embarazada durante los últimos meses de verano, seguramente des a luz entre los meses de abril y mayo. Una época ideal, ya que tu bebé se librará de las bajas temperaturas del inviernos y para cuando llegue el calor ya tendrá un par de meses.

Además de que la baja por maternidad seguramente se una a las vacaciones del verano, por lo que podrás pasar más tiempo en casa junto a tu hijo.

Come todo lo que quieras

Para comenzar con la gestación no vienen mal iniciar una buena dieta que te ayudará a no sufrir muchos síntomas secundarios. Otro punto a favor es el de poder disfrutar de las comilonas de navidad sin ningún remordimiento, pues tienes que alimentar a tu bebe.

¿Como recibirá nuestro perro al bebé?

Con la próxima llegada de un bebé surgen muchas dudas y, entre ellas, puede estar la de ¿qué pasará con mi perro cuando le vea por primera vez? Puede que quiera llamar tu atención y sentirse herido o celoso al verse desplazado por la nueva criatura o que, simplemente, se enamore del pequeño, pero hay que tener en cuenta ciertos detalles para que nuestra mascota se acostumbre a un nuevo miembro.

Anticípate a la llegada del nuevo miembro de la familia con tiempo, para él no olerá distinto, cosa que notamos los humanos. Tendrá su olor particular, al que le debes ir acostumbrando con tiempo. Haz que huela su ropa y que familiarice con la trona, la cuna y sus juguetes. Ejercita también su oído, ponle vídeos donde pueda escuchar  los ruiditos que hacen los bebes y su llanto.

Lo primero, si eres la persona que más tiempo le dedica, intenta que otros miembro de la familia  le preste atención también. Es primordial para que no note tu ausencia durante la hospitalización o cuando estés con tu hijo. Tras el parto, busca momentos para estar con él, salid a pasear junto al carrito y dedícale unos minutos de mimos y juegos al día, ayudará a que este tranquilo y no busque llamar tu atención, ya sea ladrando o destrozando cosas.

No le desplaces, es uno más de la familia, debe pasar tiempo con vosotros, con la embaraza y su tripita, con la que en ocasiones de mostrará curioso y protector.  Deja que forme parte del proceso y, una vez que el bebe haya nacido, no se lo escondas, deja que se acerquen e, incluso, que jueguen juntos y que le acompañe en el baño.

Cuando llegue el día de la presentación, es importante que salga a pasear antes y este cansado, que se agote. Evita parecer nervioso, pues se lo trasmitirás y su ansiedad por la separación crecerá. Deja que se acerque al bebé, siempre vigilando como reacciona. Que le huela y que le mire. Verá un nuevo compañero pequeño al que querer y con el que jugar, pero sobre todo, al que cuidar. Eso sí, nunca les dejes solos, son un niño y un animal en el fondo, necesitan supervisión.

Si te preocupa un poco su primera reacción, aquí os dejamos un vídeo en el que te derretirás con sus reacciones.