Mitos sobre la lactancia materna

La lactancia materna debe ser un proceso agradable y de disfrute entre la madre y su hijo, y no debe convertirse en un acto de sacrificio.  Durante el embarazo, nos preparamos para el momento que nazca el bebé y nos informamos sobre técnicas que pondremos en práctica nada más coger en brazos a nuestro bebé.  Sin embargo, muchas de estas informaciones en vez de servir de apoyo nos dificultan más nuestra labor de madre pues nos dejamos llevar por las opiniones ajenas y no por las recomendaciones de un experto.  Entorno a estas opiniones se crean falsos mitos que vamos a desterrar.

lactancia_materna2El mecanismo de producción de leche materna está ligado al adecuado estímulo de la succión del bebé.  Es necesaria una buena colocación del bebé para que pueda alimentarse correctamente sin provocarnos dolor o leves mordisquitos que harán el proceso insufrible.  De ahí en adelante, la succión será el mejor estímulo para mantener la producción de leche materna.   Por lo tanto, el mito de “Yo no tengo leche” es completamente falso.  Quizá te encuentres con dificultades al principio hasta que logres colocar a tu bebé en la posición más cómoda para los dos.

Por otro lado, el temor más infundado en la lactancia es que agrieta los pezones.  Un rumor extendido sobre el uso de cremas y otros productos para proteger nuestros pezones antes de dar el pecho se vuelve una práctica que puede resultar perjudicial para el bebéNo es necesario limpiar la zona ni tampoco usar productos antinaturales, pues la misma grasa de la leche ayuda a lubricar el pezón.  Las grietas que en muchos casos se producen son debidas a la mala colocación del bebé, que no alcanza una posición natural y puede provocar dolor durante el proceso.

El tiempo de la lactancia es uno de los problemas que traen de cabeza a las madres.  Las investigaciones científicas han demostrado los aspectos negativos de restringir la lactancia a un horario.  Este concepto debe ser sustituido por las necesidades del bebé, quién sabe cuándo quiere y necesita alimentarse.  En total pueden llegar a unas 8-12 tomas al día.

Una vez cumplidos los seis meses de lactancia, la leche ya no es suficiente para proveer los nutrientes necesarios para el bebé pero sí es un complemento muy importante.  En lo posible no debe suspenderse la lactancia hasta cumplido el año.

Disfraz de Halloween, fácil y económico

Se acerca la noche más terrorífica del año, no sólo para los niños que se divierten con el popular “trick or treat” (truco o trato), sino también para las madres  que deben buscar en el armario algo que pueda pasar por disfraz para la noche de Halloween.  Los colegios de toda España han asumido casi por completo una tradición que nos viene del otro lado del charco, pues cada año son más los que se animan a celebrar la fiesta que dará inicio al puente de los Santos.

La mejor manera de ahorrarnos un disfraz que después quedará olvidado en el armario es hacerlo nosotras mismas con unos consejos muy básicos, pues el requisito imprescindible para confeccionar un disfraz no es tener conocimientos de costura, sino tener un poco de mano con las tijeras y ser creativas en el diseño.

El disfraz de esqueleto es uno de los más sencillos de confeccionar.  Lo podemos diseñar a partir de básicos, como una camiseta negra, unos pantalones o leggins negros y un zapato cómodo.  Los huesitos los haremos con fieltro de color blanco que podemos adquirir en cualquier tienda de telas.  Aguja e hilo y ¡estamos listas para empezar!

El primer paso es hacer la silueta del esqueleto en una cartulina que nos servirá de plantillas.  Es necesario tener en cuenta las medidas de las mangas y de los pantalones para conseguir un mejor resultado.  Una vez recortados los huesitos, usaremos la plantilla sobre el fieltro y lo recortaremos.  Ahora sólo tendremos que ir cosiéndolas tanto en la camiseta como en el pantalón.

La careta la podemos hacer siguiendo los mismos pasos.  En este caso, necesitaremos una cinta elástica que coseremos a los lados de la máscara para que se la puedan quitar y poner a su antojo.

Con estos consejos, ¡ya están listos para pasarlo de miedo!

Consejos para ser madre por primera vez

El primer embarazo marca la vida de todas las mujeres. En SOYMADRE nos preparamos para afrontar este momento único de nuestra vida con algunos consejos:

La visita al médico.  Es necesario visitar periódicamente al ginecólogo para hacernos las pruebas correspondientes y obtener una asistencia prenatal adecuada.  Así haremos un seguimiento de la salud del bebé como de la nuestra gracias a las ecografías y pruebas prenatales.

Mediante la realización de un ejercicio moderado y constante conseguiremos que mejore nuestra condición cardiovascular favoreciendo la circulación de la sangre y evitaremos estar más cansadasLa natación es el deporte más completo durante el embarazo, además del yoga o pilates que resultan la mejor técnica de relajación y permiten corregir nuestra postura, mejorando nuestra condición física de cara a un parto con menos riesgos.

Estar embarazada no está reñido con ir a la moda.  Cada vez son más las marcas que cuentan con una sección “maternity” que facilitan mucho la jornada de compras a las futuras mamás.  Debemos llevar ropa cómoda y no por ello debemos vestir con prendas anchas pareciendo un saco de patatas.  Un calzado cómodo resulta fundamental para nuestros pies, tus piernas también agradecerán que no lleves tacones o zapatos planos, pues los pies se resienten y notamos más hinchazón en las piernas.

La sensación de esperar un bebé, sobre todo si es la primera vez, provoca un sentimiento indescriptible para la mayoría de las mujeres.  Una mezcla de alegría y preocupación por el momento del parto.  Asistir a las clases de preparación al parto resulta muy beneficioso tanto para nuestra salud física como mental, ya que nos prepara para un momento cargado de sensaciones que todavía desconocemos.  En estas clases aprenderemos más sobre los cambios de nuestro cuerpo, las fases del parto, la higiene del bebé o la lactancia que nos ayudará a sentirnos más seguras y preparadas para los cambios que se avecinan.

La pareja también cumple un papel fundamental durante el embarazo.  Hablar con él sobre el nombre del bebé, cuál será su habitación y compartir las tareas, nos irá familiarizando con los nuevos cambios y nos sentiremos más acompañadas.

El papel de los padres en la “vuelta al cole”

 

Apenas una semana después de que diera comienzo el nuevo curso académico para los más pequeños, los estudiantes de Secundaria y Bachiller inician hoy el primer día de clases en la mayor parte de la geografía española.

El mes de septiembre es una de las peores épocas para los padres, pues son muchas las madres y padres que tras la vuelta de las vacaciones tratan de hacer cálculos económicos y malabares de horarios para encajar de nuevo la rutina a sus vidas y a las de sus hijos.

Existe una idea preconcebida en nuestra reciente cultura, y es que los padres acostumbran a delegar su rol de educadores en los profesores de las escuelas por falta de tiempo debido a su situación laboral.  Según los expertos, el inicio de las clases tanto para los más pequeños como para los más mayores debe ser planificado con anterioridad suficiente por las madres y padres, comenzando por imponer las rutinas al término de las vacaciones para lograr que la vuelta a las clases sea de una manera paulatina y no de “golpe”,  lo que podría causar efectos negativos en los estudiantes.

En este caso, el papel de los padres es determinante.  Es recomendable que los padres mantengan una actitud positiva hacia el nuevo curso, transmitiendo a sus hijos la KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAilusión por reencontrarse con sus compañeros y amigos y los aspectos positivos que conlleva volver a las aulas.  El mes de septiembre es un periodo de adaptación para los estudiantes, que comienzan a tener contacto con lo que será el próximo curso.  Por tanto, es un momento idóneo para introducir esos hábitos que les faciliten “la vuelta”,  se trata de imponer horarios, planificar las tareas y sobretodo respetar las horas de sueño para que el descanso sea su mayor aliado de cara a afrontar el intenso día de cole.

Pero no sólo los niños y jóvenes sufren ese pánico por volver, sino también los padres que se separan de sus hijos tras compartir con ellos un periodo vacacional tan largo. Muchas madres temen separarse de sus hijos después de haber compartido tantos días en compañía, y proyectan la sobreprotección en miedo en sus hijos, los cuales sufren también al ver como son apartados de los brazos de su madre.  Por un lado, está feliz de que empiece y de que se enfrente al mundo, por otro, experimenta el conflicto interno de separarse del niño.  El ambiente familiar determina que la incorporación a la rutina escolar sea positiva y agradable.

Algunos consejos de los expertos son, dar apoyo y seguridad, transmitirle la alegría que supone ir al colegio (reencuentro con sus compañeros, aprendizaje, nuevas experiencias), y hablar con ellos sobre cómo ha transcurrido el día, pueden ayudar a una mejor incorporación de los más pequeños.