Habitaciones para dar rienda suelta a su imaginación

Los pequeños de la casa puedes llegar a ser piratas, princesas, ogros y guerreras y eso hace que la casa se convierta en su escenario de película donde la ducha es el océano, el salón la torre de la princesa, la cocina la casa del ogro y el pasillo el laberinto del combate. La casa acaba siempre manga por hombro, que si un tacón por aquí, una espada por allá, y algún que otro peluche en lugares más recónditos que ni puedes llegar a imaginar como llegaron allí.

Los niños juegan y se divierten, necesitan lugares donde dibujar, donde poder sentirse libres y no coaccionados por la futura reprimenda y castigo. Por eso hoy vamos a hablar de su espacio ideal, el espacio de casa que debe estar dedicada para ellos, y que al contrario de los que muchos piensan debe ser un sitio ideado para el desastre, su habitación. Muchas veces pensamos que darles un espacio perfecto, del que verías en las revistas de moda y decoración, pero la verdad es que lo que ellos necesitan es un hueco donde poder tirarse por el suelo sin peligro de que ese jarrón tan bonito se rompa o donde poder dibujar y que su obra maestra quede a vista de todos.

habitaciones-bebes-ninos-pequenos-L-U6Rlle

Hazle un favor a tu pequeño y dale libertad, pocos muebles y mucho espacio, ellos en realidad se conforman solo con una cama. Haz que ellos participen en su decoración. Una idea muy buena es comprar estores de color blanco, de los que encuentras por tres euros en cualquier ferretería. Dale a tu hijo un bote de pintura, o mejor dos o tres y deja que cree su propia cortina. Tal vez te dibuje una sirena, o simule vuestra casa. Será un trabajo que, además de divertirle, le hará valorar más el inmueble, por el trabajo que le ha llevado y por el gusto de tenerlo puesto, y si se mancha más o se rompe no dolerá tanto.

Esto es solo una pequeña idea, pero hay muchas más en las que tanto padres como hijos os divertiréis. Haced manualidades, tal vez un cuadro o tal vez darle un toque personal a las paredes de la habitación. Lo que está claro es que de este modo los niños se sentirán en espacios cómodos, aptos para ellos, donde podrán estar sin necesidad de ensuciar o romper otra parte de la casa.