¿A qué jugar cuando los niños están resfriados?

Niño en cama constipadoUnos días tenemos 15 grados y al día siguiente las temperaturas pueden caer hasta 10 grados. Y esto evidentemente tiene efectos negativos en nuestra salud y en la de los niños. Por eso es imprescindible que tomes medidas para evitar que el resfriado se concentre en tu cuerpo y te impida hacer vida normal durante unos días. Sobre todo hay que evitar que el constipado se afinque en los pequeños. Pero muchas veces los medios que se ponen para impedirlo son insuficientes y finalmente acaban con las típicas toses y estornudos, sino con algunas décimas de fiebre.

Por eso hoy te vamos a hablar de cómo entretener a los niños cuando se han resfriado y tienen que pasar unos días en la cama.

Manualidades para niños: para jugar con algunos materiales de manualidades, el niño debe de estar de humor y tener ganas de salir de la cama. El papel higiénico o de aluminio, rotuladores, plastilina y colores pueden ser algunos de los materiales indicados para practicar.

Niño con fiebreContar cuentos: es una excelente opción para mantenerles entretenidos sin necesidad de que salgan de la cama sobre todo para aquellos niños que el resfriado les quita las ganas hasta de jugar. Intenta leerle su historia favorita para que se anime un poco y procura que participe en la lectura con algunos comentarios y dejándole que él reproduzca los diálogos preferidos de sus personajes.

Marionetas: jugar con estos muñecos es una idea perfecta para que las horas pasen más rápido. Montar una función improvisando una historia divertida provocará las risas en los pequeños y por un momento olvidarán los dolores y malestar que están pasando desde hace unos días.

Dibujar su silueta: Une con celo varios folios o directamente coge un mantel de papel y extiéndelo en el suelo. Tumba al niño en él y haz en el papel el contorno de su cuerpo. Si se siente con ganas y ánimo anímale a que lo pinte de colores. Después puedes pegarlo en alguna parte de su habitación y volver a repetir la acción cuando en años siguientes le ocurra lo mismo. Así verá cómo con los años su silueta cada vez es mayor.

Puzles: para jugar con ellos, el niño ya debe de haber pasado la peor parte del resfriado. Con dolor de cabeza y fiebre los pequeños no tendrán ganas de encajar unas piezas con otras, sobre todo si se trata de puzles nuevos que no saben cómo van todavía.

Estos pequeños consejos pueden hacer que tanto los niños como los padres lleven mejor el constipado que se ha colado en el cuerpecito de los pequeños. Hacerle sonreír y divertirle puede ser fundamental para una recuperación más rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *